CM. Las Autopsias del COVID-19: Verdades, Mentiras y Mitos

Compartir

Eddy Verónica Mora González. Anatomopatólogo. Doctora en Ciencias Médicas. Profesora Titular de la UC. Investigadora Titular del CIMBUC. Miembro Correspondiente Nacional de la ANM puesto Nº 1.

ORCID:0000-0002-5976-0325 Doi: 10.47449/CM.2021.2.9. Fecha: 04/06/2021

RESUMEN

El SARS-CoV-2 es responsable de un síndrome respiratorio agudo severo identificado primero en China en diciembre de 2019. La infección fue declarada pandemia en marzo de 2020 y subsecuentemente se diseminó a prácticamente todos los países del mundo. Aunque las características del virus, el ingreso a las células y la epidemiología fue rápidamente aclarado, los hallazgos histopatológicos en órganos de los difuntos por o con COVID-19, solo fueron producto de autopsias parciales, muestras de tejido o muestras por aguja gruesa postmortem. No fue sino hasta mayo de 2020, cuando se publicaron las primeras series de autopsias completas. Aunque el COVID-19 afecta principalmente el sistema respiratorio, otros sistemas como cardiovascular, renal, gastrointestinal y nervioso central también son afectados. Prácticamente en todas las autopsias se observa daño alveolar difuso (DAD) y trombosis o embolismo. Para comprender mejor las características biológicas y la patogénesis del SARS-CoV-2, las autopsias completas, aún son de gran importancia.
Palabras clave: SARS-COV-2, COVID-19, autopsia, daño alveolar difuso, trombosis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 15 =