DI. Boletín 26. Academia Nacional de Medicina (ANM). Vacunación contra la COVID-19 en Venezuela: Vigilancia Epidemiológica de un Plan de Vacunación COVID-19

Compartir

La elaboración de un Plan Nacional de Vacunación contra la COVID-19 requiere contar con un sistema estadístico nacional consolidado que sirva de soporte a la recolección sistemática de datos, y el procesamiento y análisis que requiere un sistema de vigilancia epidemiológica.

Las orientaciones para la vigilancia epidemiológica de la vacunación son fundamentales para tomar las decisiones correctas durante toda la ejecución de un Plan Nacional de Vacunación. La estrategia general para alcanzar una vacunación rápida en 2021 es mediante vacunación por grupos prioritarios, dependiente de la disponibilidad de la vacuna. Las estrategias de vacunación después del 2021 dependerán de la efectividad de la vacuna, la duración de su protección y el éxito de los programas de vacunación para el momento. La vigilancia se puede hacer por medio de la rutina del PAI (Programa Ampliado de Inmunizaciones), encuestas periódicas y por las tendencias de la morbilidad y mortalidad. Los indicadores mínimos son el número y detalles demográficos de las personas vacunadas en los períodos establecidos, que miden la capacidad de vacunación de los servicios, así como también la cobertura vacunal que estima el nivel de protección obtenido a nivel poblacional. Esta vigilancia se mantendrá en el tiempo para asegurar la cobertura y la equidad en la aproximación poblacional.

La recolección sistemática, consolidación, tabulación y análisis de los datos es fundamental para garantizar el cumplimiento de los objetivos y debe ser la guía para las acciones de los equipos de salud, que deben decidir o hacer recomendaciones sobre bases científicas, a fin de cumplir con los objetivos trazados en el Plan de Vacunación. Un aspecto importante es la vigilancia de los ESAVI (Eventos Supuestamente Atribuidos a la Vacunación o Inmunización), haciendo referencia a manifestaciones clínicas o eventos médicos que ocurren después de la vacunación, que pudiesen ser atribuidos a la administración de la vacuna. Otros aspectos importantes de la vigilancia podrían ser los estudios serológicos en muestras de población vacunada para confirmar la calidad de las vacunas utilizadas y del proceso de vacunación, así como también el monitoreo de las variantes del SARS-CoV-2 que podrían afectar la eficacia de las vacunas usadas.

La Academia Nacional de Medicina ofrece su asesoría para el diseño de planes de vacunación contra la COVID-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 13 =