DI. Boletín 43. Academia Nacional de Medicina (ANM). Vacunación contra la COVID-19 en Venezuela: La Pandemia Aumenta en Venezuela y así debe Aumentar la Vacunación

Compartir

En las últimas semanas hemos visto un aumento en la intensidad de la pandemia de la COVID-19 en Venezuela, en lo que parece ser el inicio de una tercera ola causada sobre todo por la variante Delta del virus, la cual es altamente transmisible. Afortunadamente, Venezuela cuenta ahora con suficientes dosis de vacuna para vacunar a gran parte de la población elegible. La mayoría de esas vacunas son las conocidas como Sinopharm y Sinovac producidas en China, o Sputnik V de origen ruso. Existe suficiente información científica obtenida de pruebas clínicas bien conducidas con resultados publicados en revistas científicas que avalan la seguridad y eficacia de dichas vacunas.

Además, en los últimos meses, la comunidad científica internacional ha confirmado ampliamente en estudios poblacionales que las vacunas son altamente efectivas en proteger a los vacunados contra la enfermedad grave, hospitalización o muerte por la COVID-19. En los Estados Unidos más del 95% de los pacientes hospitalizados por la COVID-19 no han sido vacunados. Un estudio realizado en Chile con una de las vacunas chinas (Sinovac) indicó que entre aquellos que recibieron las dos dosis de la vacuna la efectividad para prevenir la hospitalización fue del 90%. Y un reporte reciente de Colombia confirmó que diferentes vacunas usadas en el país vecino son altamente efectivas para prevenir la hospitalización y la muerte por COVID-19 en adultos mayores de 60 años, si bien la efectividad de todas ellas disminuye conforme aumenta la edad para todas las vacunas. La efectividad observada en Colombia es del 69,9% para prevenir la hospitalización que no conlleva a la muerte, del 79,4% para prevenir la muerte por COVID-19 después de que se presenta la hospitalización y del 74,5% para prevenir la muerte por COVID-19 entre quienes no fueron hospitalizados.

Aunque la vacuna es la mejor defensa que tenemos contra la COVID-19, es absolutamente necesario continuar cumpliendo otras medidas preventivas tal como el uso de mascarillas y el distanciamiento físico. Todos los venezolanos tenemos el derecho a ser vacunados, sin ningún tipo de restricción o coacción. Si todos cooperamos con el progreso de la vacunación, más rápido nos acercaremos al fin de la pandemia.

La Academia Nacional de Medicina continúa monitoreando el progreso y efectividad de la vacunación en Venezuela, siempre atenta a cualquier evidencia científica que pudiese aconsejar posibles cambios en la estrategia vacunal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =