DI. Comunicado de la Sociedad Venezolana de Salud Pública sobre la aplicación del candidato a vacuna ABDALA

Compartir

La Sociedad Venezolana de Salud Pública, ve con suma preocupación la adquisición por parte del Gobierno Nacional y la inmediata aplicación a la población, desde el día 26 de junio de 2021, de un CANDIDATO A VACUNA denominado ABDALA, producido por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de Cuba , como medida -no comprobada- para proteger a la población contra el SarsCov-2, causante de la COVID-19; aún cuando el mencionado producto biológico no llena los requisitos técnicos y regulatorios necesarios para ser considerado una VACUNA, efectiva y segura, que permita ser aplicada masivamente a la población. Diversas Academias Nacionales y Asociaciones, como la Academia Nacional de Medicina, la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, otras Asociaciones y Sociedades Científicas del país, han manifestado su opinión y rechazo a la administración de dicho Candidato a Vacuna, que tampoco ha sido aprobado para su uso de emergencia por ninguna Institución Regulatoria, ni en su país de origen, ni por otras reconocidas instituciones como la FDA, la EMA. Los requisitos y aprobaciones exigidas en Venezuela, para su uso de emergencia, aún no han sido oficialmente publicados. Tampoco los resultados de sus ensayos han sido publicados en Revistas Científicas reconocidas y arbitradas.

El candidato a vacuna ABDALA, no ha completado las fases de ensayo I, II y III, que son indispensables para su evaluación de seguridad y eficacia. La única información disponible en los medios de comunicación ha sido publicada, en el Diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista cubano. La Vicepresidenta de la República Bolivariana de Venezuela ha informado, sin apego a la verdad, que se trata de una vacuna y que se ha convenido la adquisición de 12 millones de dosis, además, se requiere aplicar tres dosis para cada persona, lo que representa en la práctica, una desventaja adicional. Resulta inadmisible que se adquiera un producto en desarrollo, aún no suficientemente probado, se ofrezca a la población sin advertir su naturaleza, ni solicitar el consentimiento informado de las personas para su aplicación y participación en un ensayo experimental y a la vez, se rechace vacunas de reconocida calidad, capacidad inmunitaria y seguridad razonable, aprobadas por la OMS y OPS. Por las razones anteriores esta Corporación Científica rechaza y deplora esta desacertada decisión.

La Sociedad Venezolana de Salud Pública, ratifica su ofrecimiento de asesoría para la selección de vacunas destinadas a la protección de la población contra la COVID-19, que hayan demostrado suficiente seguridad y eficacia. Finalmente, expresa su preocupación por la inconsulta aplicación a la población de productos de dudosa calidad y sin suficiente soporte científico y las consecuencias que de esta medida puedan derivarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =