Transmisión de la viruela del mono: lo que sabemos hasta ahora

Compartir

Priya Venkatesan. DOI:https://doi.org/10.1016/S2213-2600(22)00386-1

Recopilado por Carlos Cabrera Lozada. Miembro Correspondiente Nacional, ANM puesto 16 . ORCID: 0000-0002-3133-5183. 27/09/2022

Aunque el número global de casos en el brote actual de viruela del mono del clado IIb parece estar disminuyendo, la incidencia reportada sigue siendo alta: se informaron 5029 casos en todo el mundo entre el 29 de agosto y el 4 de septiembre de 2022. Entre el 1 de enero y el 7 de septiembre de 2022, se informaron 54 709 casos confirmados por laboratorio y 18 muertes, principalmente en hombres que tienen relaciones sexuales con hombres que informaron actividad sexual reciente con una o varias parejas.El brote actual es la primera vez que se produce un número tan alto de casos y una transmisión comunitaria sostenida de persona a persona en países fuera de África occidental o central. Aunque la mayoría de los pacientes en este brote han tenido una enfermedad leve que se resolvió en el hogar con atención de apoyo, algunos han desarrollado complicaciones que requieren ingreso en el hospital, y la situación actual es lo suficientemente preocupante como para que la OMS haya declarado la viruela del mono como una emergencia de salud pública de importancia internacional.Para contener y mitigar el brote de viruela del mono, es crucial identificar y minimizar los mecanismos de transmisión de persona a persona. La sintomatología clínica generalmente se presenta como una fase prodrómica que dura de 1 a 5 días caracterizada por fiebre, dolor de cabeza, linfadenopatía, mialgia y fatiga, seguida de una segunda fase de una sola o múltiples lesiones en la piel o la mucosa que duran entre 2 y 4 semanas. Las lesiones son altamente infecciosas, y la transmisión del virus de la viruela del mono puede ocurrir a través del contacto directo con las lesiones o los fluidos contenidos en su interior. En el brote actual, los pacientes han estado presentando más lesiones mucosas de las observadas anteriormente que se localizan principalmente en las áreas genitales o anales, la boca y los ojos, y la mayoría informa contacto físico o sexual previo cercano y sostenido con individuos infectados. Jake Dunning (Instituto de Ciencias Pandémicas, Universidad de Oxford, Oxford, Reino Unido) comentó: «Hemos visto patrones de distribución de lesiones que sugieren que [las áreas genitales o anales] estuvieron más expuestas al virus durante el contacto cercano con una persona infectada». Continuó: «La teoría es que en algún momento el virus de la viruela del mono del clado IIb encontró su camino en una red de hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, que están conectados social y sexualmente. Yo diría que el mayor riesgo de transmitir la viruela del mono durante el brote actual es tener un contacto físico o sexual cercano prolongado con alguien que está infectado y tiene síntomas».Claramente, el contacto directo con lesiones durante el contacto íntimo cercano entre parejas sexuales es un importante impulsor del brote actual. Sin embargo, es menos claro cuánto papel están desempeñando otras vías de transmisión, como la transmisión respiratoria. Sigue siendo incierto si la transmisión de persona a persona podría ocurrir a través de secreciones respiratorias y gotitas, pero se están realizando investigaciones para determinar este riesgo potencial. David Heymann (London School of Hygiene & Tropical Medicine, Londres, Reino Unido) comentó: «La PCR ha sido positiva en las secreciones nasales de algunas personas con viruela del mono, pero no está claro si la positividad es un virus infeccioso o partículas de virus. Aunque es biológicamente plausible que con lesiones en el área nasal las gotitas podrían ser impulsadas por una tos o estornudo, el riesgo de transmisión respiratoria en este brote parece bajo». Brandon Michael Henry (Cincinnati Children’s Hospital Medical Center, Cincinnati, OH, EE.UU.) y John Rizk (Universidad de Maryland, Baltimore, MD, EE.UU.) comentaron: «Se ha demostrado que la carga viral es significativamente mayor en las lesiones cutáneas que en los hisopos faríngeos. Es importante recordar que el virus de la viruela del mono generalmente toma piel con piel u otro contacto cercano para transmitirse. Esto significa que la transmisión del virus entre personas en la misma habitación es mucho menor que, por ejemplo, COVID o sarampión».Se necesitan más datos para comprender completamente el riesgo de transmisión respiratoria. Henry y Rizk dijeron: «La transmisión de aerosoles es una posible ruta de transmisión a distancias cortas, y el virus de la viruela del mono puede ingresar al cuerpo a través del tracto respiratorio (además de la piel rota y las membranas mucosas). Por lo tanto, es importante concienciar al público de que esta vía de transmisión es posible, pero no es la principal». Dunning agregó: «Las tasas de transmisión doméstica secundaria parecen ser muy bajas en el brote actual, lo que nuevamente sugiere que el contacto físico cercano y directo es la forma más efectiva de transmitir este virus». La transmisión respiratoria también puede incluir la inhalación de virus eliminados a través de fómites, por ejemplo, polvo que contiene piel en el aire. En un estudio realizado por Dunning y sus colegas, el virus viable de la viruela del mono estaba presente en muestras de aire recolectadas después de cambios de cama en las habitaciones de los hospitales del Reino Unido utilizadas para pacientes infectados, lo que sugiere que el virus podría transmitirse por el aire, incluso por un corto tiempo. Dunning destacó que «aunque [estos resultados] podrían no ser directamente traducibles a otros entornos, es razonable suponer que alguien con viruela del mono contaminaría su propia ropa de cama en casa de la misma manera». Heymann comentó: «Las precauciones en el cambio de sábanas deben practicarse para todas las enfermedades infecciosas». Henry y Rizk agregaron: «Si bien siempre se deben tomar las precauciones de barrera apropiadas en el entorno de atención médica, actualmente no hay datos suficientes para respaldar las recomendaciones amplias sobre la ventilación o el uso de máscaras en el hogar. La principal medida preventiva en el hogar es limitar el contacto cercano y personal con un individuo infectado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

trece − 11 =