BM. Volumen 6, No. 67, Julio 2014

Compartir

Sección I – Editorial
Rafael Muci-Mendoza 2014-6-67-I-78
La anciana de los anteojos percudidos…o el valor de la empatía.
El doctor William Fletcher Hoyt M.D. (1926-), profesor emérito de neurooftalmología, oftalmología, neurología y neurocirugía de la Universidad de California, San Francisco, y director de la Neuro-Ophthalmology Unit adscrita al Neurosurgical Department, ha sido mi mentor y queridísimo amigo desde la década setenta del siglo pasado. Siendo un internista –que no un neurólogo, oftalmólogo o neurocirujano- me acogió como fellow en su Unidad de Neurooftalmología ignorando mi bastardo pedigree. Reveló su mente amplia y dispuesta al decirme, ¨no veo por qué un internista no pueda aprender lo que he enseñado a tantos otros de mis alumnos neurólogos, oftalmólogos y neurocirujanos¨. Así, que me estrené y me entrené como el primero y único internista que hubiera pasado por sus manos. Autor principal de 266 artículos en reputadas revistas, descriptor de numerosos signos, síntomas y síndromes, y coautor de la bíblica tercera edición en tres tomos para un total de 2800 páginas del Walsh and Hoyt´s, Clinical Neuro-Ophthalmology; entrenó 71 fellows, la mitad de los cuales provenían de países lejanos; 48 se convirtieron en profesores de neurooftalmología, 8 fueron jefes de departamentos de neurología y 6 lo han sido de departamentos de oftalmología en reputadas universidades norteamericanas. Un posgrado con él era un anhelado sueño y una preciada credencial que le abría a cualquiera una posición en una reputada universidad norteamericana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos + cuatro =