BM. Volumen 6, No. 71, Noviembre 2014

Compartir

Sección I – Editorial
Rafael Muci-Mendoza 2014-6-71-I-82
Elogio del arte de recetar…Un disparo a la vez y en el blanco…
La polifarmacia, prescripción o administración de muchas drogas a la vez, es un mal milenario de la medicina, presente y creciente a lo largo de los siglos, y manifestación del cientificismo médico. Sus peligros espeluznan y como los estertores del edema agudo del pulmón –grado superlativo de la insuficiencia cardíaca-, van aumentando en marea ascendente a medida que crece la complejidad en las moléculas químicas de las drogas que utilizamos. Es parte de la llamada ¨terapéutica agresiva¨, de la ¨terapia de choque¨, estremecedor nombre por la cual uno imagina al paciente siendo atropellado por una gandola cargada de plomo. El empleo inmoderado de innumerables drogas al mismo tiempo, la disparatada exageración de las dosis empleadas o el ligero uso de los llamados remedios heroicos, la abusiva indicación y ejecución excesiva de intervenciones quirúrgicas de todo pelaje, constituyen un feo lunar en la esbelta figura de la medicina. Solón de Atenas (640 a. C.-559 a. C.), acuñó la máxima ¨Nada en exceso, todo con medida¨, para guiar el comportamiento práctico de los hombres y en nuestra época como nunca, es aplicable a los médicos. Conociendo hoy más que nunca la fisiología y las bases de la terapéutica, esta última sigue siendo antifisiológica o se apoya sobre la base de teorías pseudo-terapéuticas, inaplicables a la especie humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

7 − dos =