BM. Volumen 7, No. 78, Junio 2015

Compartir

Sección I – Editorial
Rafael Muci-Mendoza 2015-7-78-I-90
Elogio de la palabra…Desplazando la culpa: de la madre al cerebro…
Arribo muy temprano al Palacio de las Academias, antiguo convento franciscano en el mero centro de Caracas y sede de la Academia Nacional de Medicina, un oasis de paz en medio de la estridencia, la vocinglería y la contaminación. Me recibe en el Patio Vargas la estatua homónima del prohombre allí erigida desde 1883 por el presidente Guzmán Blanco por porfía de don Agustín Aveledo: con la frente erguida quizá pensando en el concepto de rectitud, ley y justicia, reflejo de la que fuera su vida: el semblante austero, la mano derecha como buscando el corazón grande, asiendo en su mano izquierda una placa donde se lee Esculapio y recostado sobre un pilote con las inscripciones Hipócrates y Galeno, y además, un rosal con una única rosa altiva, tersa y hermosa. Mientras los rayos del sol se reflejan desde el oriente en las gotitas de rocío que cubren sus pétalos, me quedo mirándola embelesado hasta que mi éxtasis es interrumpido por el jardinero, Grinolfo Chiquito, un costeño colombiano injertado en esos patios solariegos a quien llaman ̈avión ̈ – ̈porque Con el entrecejo fruncido y los ojos de singular brillo me previene entusiasmado como si es que no fuera producto de sus mimos. – ̈¿Muy linda, verdad doctor? ̈ – dice -, pero de inmediato suelta la perla, ̈¡no debe acercarse a ella una mujer con la regla, se pudrirían la rosa y el rosal…! llego muy temprano, me rinde el tiempo y sin prisas desempeño mi trabajo con amor, rectitud y responsabilidad ̈-.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × dos =