CV. Acciones de salud pública para controlar las nuevas variantes del SARS-CoV-2. Pre-publicación de Cell, 01/02/2021

Compartir

En diciembre de 2019, se descubrió en China una enfermedad respiratoria previamente desconocida. Como causante se estaba identificando un nuevo coronavirus llamado SARS-CoV-2 que causa la enfermedad COVID-19, el virus ya había comenzado a extenderse por todo el mundo. Ahora, más de un año después, se han reportado cerca de 100 millones de casos de COVID-19. Las deficiencias en la comprensión del virus por parte de las autoridades de salud pública y su capacidad de respuesta contribuyeron a la gravedad de la pandemia. Con el descubrimiento de las nuevas variantes genéticas del SARS-CoV-2 que pueden aumentar la transmisibilidad (Lauring y Hodcroft, 2021), la preocupación es que su propagación será más rápida que la producción y distribución de vacunas, lo que permitirá que las variantes intensifiquen los brotes de COVID-19 en curso. Por lo tanto, muchas autoridades de salud pública nuevamente necesitan orientación para proteger a sus comunidades. Aquí, abordamos estas necesidades resumiendo primero lo que se sabe sobre el surgimiento de variantes de preocupación y la evidencia de una mayor transmisibilidad. Utilizando la variante B.1.1.7 como ejemplo, proporcionamos recomendaciones para respuestas sólidas de salud pública a las nuevas variantes del SARS-CoV-2, incluso cuando aún se están recopilando datos para comprender completamente sus impactos potenciales.

A medida que avanza la pandemia de COVID-19, seguirán surgiendo nuevas variantes preocupantes del SARS-CoV-2. La preocupación sobre estas variantes no es solo que pueden exacerbar brotes que ya son paralizantes, sino que también pueden reducir la eficacia de algunas vacunas o causar un aumento de las tasas de reinfecciones, prolongando la pandemia. Como ha demostrado la variante B.1.1.7, estos son problemas globales. Por lo tanto, existe una necesidad urgente de cooperación y acuerdos multilaterales entre los países sobre la creación de capacidades de secuenciación local y el rápido intercambio global de datos de secuencia, junto con, pero desvinculado de, orientación sobre las acciones rápidas para controlar la transmisión local, así como la idoneidad y los límites de restricciones para viajar. Si bien gran parte de este artículo utiliza la variante B.1.1.7 como ejemplo, se pueden aplicar principios similares a otras variantes preocupantes del SARS-CoV-2, incluido el B.1.351 descubierto en Sudáfrica y el P.1 descubierto en Brasil. Con la vacunación iniciada, el final está a la vista, pero eso puede desaparecer rápidamente con malas acciones de salud pública en los próximos meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + diez =