CV. Eficacia contra Ómicron de una cuarta dosis de las vacunas de ARNm contra la COVID-19

Compartir

Sharon Amit, et al. Eficacia de una cuarta dosis de la vacuna de ARNm Contra el Covid-19 contra Omicron – TittlePress

Recopilado por Carlos Cabrera Lozada. Miembro Correspondiente Nacional, ANM puesto 16 . ORCID: 0000-0002-3133-5183 y Lilia Cruz, Individuo de Número, Sillón XIX. ORCID: 0000-0001-6405-1059 17/03/2022

Al editor

Después de la cuarta dosis, ambas vacunas de ARN mensajero, BNT162b2 (Pfizer–BioNTech) o mRNA-1273 (Moderna), administradas a trabajadores de la salud 4 meses después de la tercera dosis, indujeron anticuerpos IgG contra el dominio de unión al receptor del coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) (Figura 1A) y aumentaron los títulos de anticuerpos neutralizantes (Fig. S3); cada medida se incrementó por un factor de 9 a 10, a títulos que fueron ligeramente superiores a los alcanzados después de la tercera dosis, sin diferencias significativas entre las dos vacunas. Al mismo tiempo, los niveles de anticuerpos en el grupo de control continuaron disminuyendo (Tabla S5). Ambas vacunas indujeron un aumento en la neutralización viva de la variante B.1.1.529 (ómicron) y otras cepas virales por un factor de aproximadamente 10 (Figura 1B), similar a la respuesta después de la tercera dosis.3 

Se encontró que la cuarta dosis no condujo a eventos adversos sustanciales a pesar de desencadenar síntomas sistémicos y locales leves en la mayoría de los receptores (Fig. S2 y Tabla S4A y S4B).

Debido a la incidencia extremadamente alta de infecciones y la meticulosa vigilancia activa con pruebas semanales de reacción en cadena de la polimerasa del SARS-CoV-2, también pudimos evaluar la eficacia de la vacuna con un modelo de regresión de Poisson (ver el Apéndice Suplementario). En general, el 25,0% de los participantes en el grupo de control estaban infectados con la variante ómicron, en comparación con el 18,3% de los participantes en el grupo BNT162b2 y el 20,7% de los del grupo de ARNm-1273. La eficacia de la vacuna contra cualquier infección por SARS-CoV-2 fue del 30% (intervalo de confianza [IC] del 95%, -9 a 55) para BNT162b2 y del 11% (IC del 95%, -43 a 44) para el ARNm-1273 (Figura 1C). La mayoría de los trabajadores de la salud infectados informaron síntomas insignificantes, tanto en el grupo de control como en los grupos de intervención. Sin embargo, la mayoría de los participantes infectados eran potencialmente infecciosos, con cargas virales relativamente altas (umbral del ciclo del gen de la nucleocápside ≤25) (Tabla S6). Se estimó que la eficacia de la vacuna era mayor para la prevención de la enfermedad sintomática (43% para BNT162b2 y 31% para mRNA-1273) (Fig. S4).

Las limitaciones del estudio incluyen su diseño no aleatorizado y la diferencia de 1 semana entre la inscripción en los dos grupos de intervención, generando sesgos potenciales. Para superar esto, se evaluó cada grupo de intervención por separado y se utilizó un modelo de Poisson que tiene en cuenta el tiempo del calendario. Además, a pesar de las solicitudes similares de pruebas semanales de SARS-CoV-2, la adherencia fue ligeramente menor en el grupo de control. No secuenciamos el virus infeccioso y no podemos estar absolutamente seguros de que todos los casos fueron causados por la variante ómicron; sin embargo, durante el período de estudio, el ómicron representó el 100% de los aislados que se tipificaron. Finalmente, nuestra cohorte era demasiado pequeña para permitir una determinación precisa de la eficacia de la vacuna. Sin embargo, dentro de los amplios intervalos de confianza de las estimaciones, la eficacia de la vacuna contra la enfermedad sintomática fue del 65% como máximo.

Nuestros datos proporcionan evidencia de que una cuarta dosis de la vacuna de ARNm es inmunogénica, segura y algo eficaz (principalmente contra la enfermedad sintomática). Una comparación de la respuesta inicial a la cuarta dosis con la respuesta máxima a una tercera dosis no mostró diferencias sustanciales en la respuesta humoral o en los niveles de anticuerpos neutralizantes específicos contra ómicron. Junto con datos previos que muestran la superioridad de una tercera dosis a una segunda dosis,4 nuestros resultados sugieren que la inmunogenicidad máxima de las vacunas de ARNm se logra después de tres dosis y que los niveles de anticuerpos pueden restaurarse con una cuarta dosis. Además, observamos una baja eficacia de la vacuna contra las infecciones en los trabajadores de la salud, así como cargas virales relativamente altas, lo que sugiere que los infectados eran infecciosos. Por lo tanto, una cuarta vacunación de trabajadores de la salud jóvenes sanos puede tener solo beneficios marginales. No fueron evaluadas las poblaciones de personas mayores y vulnerables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis − once =