CV. El riesgo de mortalidad por COVID-19 se correlaciona inversamente con el estado de la vitamina D3, y una tasa de mortalidad cercana a cero teóricamente podría lograrse a 50 ng / ml 25 (OH) D3: resultados de una revisión sistemática y metanálisis

Compartir

Lorenz Borsche, et al. Nutrientes 202113(10), 3596; https://doi.org/10.3390/nu13103596

Recopilado por Carlos Cabrera Lozada. Miembro Correspondiente Nacional, ANM puesto 16. ORCID: 0000-0002-3133-5183. 30/10/2021

Resumen

Antecedentes: Muchas investigaciones muestran que los niveles de calcidiol en sangre (25 (OH) D3) se correlacionan fuertemente con la gravedad de la infección por SARS-CoV-2. Existe una discusión abierta sobre si la D3 baja es causada por la infección o si la deficiencia afecta negativamente la defensa inmune. El objetivo de este estudio fue recopilar más evidencia sobre este tema. Métodos: Se realizó una búsqueda sistemática en la literatura para identificar la cohorte retrospectiva, así como estudios clínicos sobre las tasas de mortalidad por COVID-19 frente a los niveles sanguíneos de D3. Las tasas de mortalidad de los estudios clínicos se corrigieron por edad, sexo y diabetes. Los datos se analizaron mediante correlación y regresión lineal. Resultados: Se identificaron un estudio poblacional y siete estudios clínicos, que informaron niveles de D3 en sangre antes de la infección o el día del ingreso hospitalario. Los dos conjuntos de datos independientes mostraron una correlación negativa de Pearson de los niveles de D3 y el riesgo de mortalidad (r(17) = −0,4154, p = 0,0770/r(13) = −0,4886, p = 0,0646). Para los datos combinados, los niveles de mediana (IQR) D3 fueron de 23,2 ng/ml (17,4–26,8), y se observó una correlación significativa de Pearson (r(32) = −0,3989, p = 0,0194). La regresión sugirió un punto teórico de mortalidad cero a aproximadamente 50 ng/mL D3. Conclusiones: Los conjuntos de datos proporcionan pruebas sólidas de que la D3 baja es un predictor en lugar de solo un efecto secundario de la infección. A pesar de las vacunas en curso, recomendamos elevar los niveles séricos de 25 (OH) D por encima de 50 ng / ml para prevenir o mitigar nuevos brotes debido a mutaciones de escape o disminución de la actividad de anticuerpos. Ver texto completo

Palabras clave: mortalidadvitamina DcalcidiolcalcitriolD3COVID-19inflamaciónSARS-CoV-2SDRAestado inmunológicoinmunodeficienciareninaangiotensinaACE2infección por virussíndrome de liberación de citoquinas;

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 1 =