CV. El significado de la inmunidad de grupo para la pandemia de COVID-19

Compartir

Contribución para el Portal de la ANM por: Lilia Cruz, Individuo de Número, Sillón XIX. ORCID: 0000-0001-6405-1059

Del trabajo de Matías A. Loewy  COVID-19: cinco mitos de la inmunidad de grupo, cuya lectura se recomienda, tomamos las siguientes consideraciones:

En el contexto de la COVID-19 el concepto de inmunidad de grupo refiere a un nivel de inmunidad específica contra el virus SARS-CoV-2 por encima del cual baja de 1 el número básico reproductivo (R0), la medida del número de personas a las que una persona infectada puede transmitir la enfermedad o número de casos secundarios que cada caso primario genera en promedio, durante el tiempo que es contagioso. Cuando el número básico reproductivo es menor de 1 la situación se dirige al llamado «agotamiento epidémico».

La inmunidad de grupo se define por la fórmula 1 – 1/R0. Cuando más transmisible sea un agente patógeno, mayor será la proporción de personas que deberá ser inmune para bloquear la transmisión sostenida.

El porcentaje de población inmunizada requerido para alcanzar la inmunidad de grupo es variable.

Si se toma para SARS-CoV-2 un número básico reproductivo de 3 (2,5 a 3,5) y se aplica la fórmula 1 – 1/R0, se obtiene que 67% de la población debería estar inmunizada. Como la eficacia de las vacunas no es de 100%, eso supone mayor proporción de personas que deberían completar el esquema. La mayor parte de los modelos cifra ese umbral entre 60% y 80%.

El número básico reproductivo y el número básico efectivo (R o medida de las personas que se infectan cuando ya hay inmunizados o se adoptaron medidas de contención) pueden variar en función de factores tales como el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social, la estructura demográfica de la población, la proporción de nuevas variantes circulantes, el patrón de sociabilización entre grupos de la población y las interacciones entre diferentes territorios El umbral de inmunidad de grupo asume que la población se distribuye de forma homogénea, lo cual es una aproximación teórica. Puede variar de país a país y entre regiones de un mismo país.

«Llegaremos a la inmunidad colectiva cuando suficientes dosis de las vacunas lleguen a los países, pero es difícil predecir cuántos deben estar vacunados en cada país para llegar a ese punto, ¿70%? ¿80%? ¿90%? Lo sabremos cuando prácticamente no haya infecciones nuevas y esto permanezca así», admitió el 14 de abril la Dra. Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La eficacia de la vacuna es muy importante

Pese a que la inmunidad natural por la infección también contribuye a la inmunidad de grupo, el consenso mayoritario es que solo se puede alcanzar mediante la vacunación. La proporción estimada de la población que debe recibir vacunas depende directamente de la eficacia de la vacuna.

Zoë Hyde, Ph. D., de la University of Western Australia,  calculó  que para un número básico reproductivo de 2,5 se necesita inmunizar a casi 100% de la población con una vacuna que tenga eficacia de 62%, como la de Oxford/AstraZeneca, pero podría ser suficiente con 63% de cobertura si se usa una con eficacia de 95%, como la de Pfizer/BioNTech

Si se inmuniza al total de la población con una vacuna que tiene eficacia de 50% no llega a la meta de 80% deseada para frenar la circulación (Juan Jaworski, virólogo español)

¿Es imprescindible la inmunidad colectiva para terminar la pandemia?

«En realidad es una herramienta más. Lo más importante es alcanzar buenas coberturas de vacunación y mantener las medidas de cuidado. Hay que recordar que estar vacunado no lo convierte a uno absolutamente en inmune; pueden continuar existiendo formas leves y se puede seguir transmitiendo la enfermedad».

En un escenario donde se alcanzó la inmunidad de grupo y cada persona positiva para SARS-CoV-2 lo contagia en promedio a 0,8, 100.000 personas infectadas todavía lo transmitirán a 80.000 y esas 80.000 a 64.000, y así sucesivamente. Pueden esperarse todavía muchas hospitalizaciones y fallecimientos.

Algunos consideran que 60% de los vacunados podría ser un punto de comienzo del «decaimiento exponencial» de casos, aun cuando el virus todavía podría retornar, al menos regionalmente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − 2 =