CV. Explorando los orígenes naturales del SARS-CoV-2 a la luz de la recombinación

Compartir

Spyros Lytras, et al. Explorando los orígenes naturales del SARS-CoV-2 a la luz de la recombinación, Biología del genoma y evolución, 2022;, evac018, https://doi.org/10.1093/gbe/evac018

Recopilado por Carlos Cabrera Lozada. Miembro Correspondiente Nacional, ANM puesto 16. ORCID: 0000-0002-3133-5183. 10/02/2022

Resumen

La falta de una especie huésped intermedia identificable para el ancestro animal proximal del SARS-CoV-2, y la gran distancia geográfica entre Wuhan y donde se han identificado los coronavirus relacionados evolutivos más cercanos que circulan en murciélagos de herradura (miembros del subgénero Sarbecovirus), está alimentando la especulación sobre los orígenes naturales del SARS-CoV-2. Realizamos un estudio filogenético exhaustivo sobre el SARS-CoV-2 y todos los sarbecovirus de murciélagos y pangolín relacionados muestreados hasta el momento. La determinación de los probables eventos de recombinación revela una historia evolutiva altamente reticulada dentro de este grupo de coronavirus. La distribución de los eventos de recombinación inferidos no es aleatoria con evidencia de que Spike, el objetivo principal de la inmunidad humoral, está al lado de un punto caliente de recombinación que probablemente impulse eventos de cambio antigénico en la ascendencia de los sarbecovirus de murciélagos. Junto con los rangos geográficos de sus huéspedes y las ubicaciones de muestreo, en todo el sur de China y en el sudeste asiático, confirmamos que los murciélagos de herradura, Rhinolophus, son la especie reservorio probable para el progenitor del SARS-CoV-2. Al rastrear los patrones de secuencia recombinantes, concluimos que ha habido un movimiento geográfico y una cocirculación relativamente recientes de los antepasados de estos virus, que se extienden a través de sus rangos de huéspedes murciélagos en China y el sudeste asiático en los últimos 100 años. Confirmamos que aún no se ha muestreado un ancestro proximal directo al SARS-CoV-2, ya que los parientes conocidos más cercanos recolectados en Yunnan compartieron un ancestro común con el SARS-CoV-2 hace aproximadamente 40 años. Nuestro análisis destaca la necesidad de un muestreo dramáticamente mayor de la vida silvestre para (i) identificar los orígenes exactos del progenitor animal del SARS-CoV-2, (ii) las especies intermedias que facilitaron la transmisión de los murciélagos a los humanos (si hay uno), y (iii) estudiar el alcance de la diversidad en la filogenia de los sarbecovirus relacionados que presentan un alto riesgo de futuros efectos de contagio.

Palabras clave: SARS-CoV-2SarbecovirusmurciélagosorigenCOVID-19rango del huéspedcoronavirusrecombinaciónRhinolophuspangolines

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 + 18 =