CV. ¿Hacia los serotipos del SARS-CoV-2?

Compartir

Simon-Loriere, E., Schwartz, O. ¿Hacia los serotipos del SARS-CoV-2?. Nat Rev Microbiol (2022). https://doi.org/10.1038/s41579-022-00708-x

Recopilado por Carlos Cabrera Lozada. Miembro Correspondiente Nacional, ANM puesto 16. ORCID: 0000-0002-3133-5183. 22/02/2022

La magnitud de la evasión inmune de Ómicron plantea la cuestión de si debe considerarse como un serotipo distinto del SARS-CoV-2. Aquí, discutimos las líneas de evidencia a favor o en contra del concepto de serotipos de SARS-CoV-2, y las implicaciones de esta clasificación.

Un serotipo se define como una variación dentro de una especie microbiana, distinguida por la respuesta inmune humoral. La clasificación serotipo de bacterias o virus se basa en sus antígenos de superficie y se estableció antes de la disponibilidad de otras técnicas, como la secuenciación del genoma o la espectrometría de masas. Los anticuerpos generados para un serotipo no suelen proteger eficientemente contra otro serotipo. Los serotipos se han descrito en muchas especies virales y generalmente corresponden a genotipos. Una clasificación por serotipo no tiene precedentes en la familia Coronaviridae, por ejemplo, el coronavirus felino (FCoV) tiene dos serotipos.

El extenso conjunto de mutaciones de Ómicron se asocia con diferencias funcionales y estructurales sustanciales (aptitud y tropismo) en comparación con variantes anteriores.1. El trímero de púas Ómicron tiene una organización más compacta que mejora la estabilidad y mejora la fijación, pero reduce la fusión2,3. Estas diferencias probablemente contribuyen a la reducción del 50-90% en el riesgo de hospitalización y mortalidad de Ómicron en relación con Delta y sugieren que la evolución continua del SARS-CoV-2 puede producir variantes con diferentes propiedades biológicas.

Implicaciones

Clasificar el SARS-CoV-2 en serotipos puede ayudar a comprender mejor las diferencias o resolver los problemas observados en el diagnóstico, tratamiento y vacunación de COVID-19. Algunas pruebas antigénicas rápidas son menos sensibles contra Omicron10, probablemente debido a la elección de los anticuerpos utilizados para la detección. Las pruebas serológicas basadas en picos utilizan antígenos derivados de la secuencia ancestral y también pueden ser menos precisas para los anticuerpos provocados por Ómicron. Las pruebas serológicas deben adaptarse continuamente para cubrir y posiblemente identificar variantes o serotipos, como un complemento rápido a la vigilancia genómica que se puede aprovechar para la atención del paciente. Los tratamientos con anticuerpos monoclonales se han visto fuertemente afectados por Ómicron, destacando la necesidad de moléculas con amplia actividad anti-coronavirus. Los fabricantes de vacunas están probando vacunas actualizadas para mejorar la amplitud de los anticuerpos provocados, aunque esta estrategia sigue siendo objeto de debate.

Ómicron muestra características patológicas, genéticas, estructurales y antigénicas que lo distinguen claramente de las variantes anteriores del SARS-CoV-2. Agrupar el virus ancestral y las variantes como miembros del serotipo 1 original, considerando Ómicron BA.1, y probablemente BA.2 y BA.3, como un serotipo 2 distinto debería facilitar el estudio de la evolución de la pandemia de SARS-CoV-2 y la adaptación de las herramientas de diagnóstico, tratamiento y prevención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 + 16 =