CV. La evidencia va en aumento: una nueva variante del coronavirus es más transmisible. The Economist, 24/12/2020

Los VIRUS se reproducen abundantemente y con una fidelidad imperfecta, por lo que las mutaciones son un lugar común entre ellos. La mayoría de estas mutaciones, sin embargo, tienen poco o ningún efecto sobre cómo se propaga un virus o cuán mortal es. Y, hasta hace poco, el SARS-CoV-2, el virus covid-19, no ha sido una excepción a esa regla.

Lamentablemente, esto parece estar cambiando. Una nueva variante del virus, conocida como B.1.1.7, se está propagando rápidamente por Gran Bretaña y los científicos locales estiman que es aproximadamente un 50% más transmisible que otras variantes actualmente en circulación. Por tanto, las autoridades británicas se apresuran a actuar para intentar limitar su propagación. Las partes del país donde B.1.1.7 es más frecuente, incluido Londres, se bloquearon el 20 de diciembre. Pero han aparecido casos en otros lugares y se cerrarán más áreas a partir del 26 de diciembre. Más de 50 países, además, han cerrado sus fronteras a las llegadas desde Gran Bretaña. Algunas partes de Europa están admitiendo solo a aquellos que pueden mostrar evidencia de una prueba negativa reciente.

Todavía no está claro si B.1.1.7 causa síntomas que son más graves que los inducidos por sus primos establecidos desde hace más tiempo. Se están realizando estudios para responder a esta pregunta, pero los datos alentadores de ingresos hospitalarios en los puntos críticos B.1.1.7 no implican que la nueva variante esté enfermando más a las personas.

Los investigadores en Gran Bretaña también están buscan mayores evidencias de que B.1.1.7 es más contagiosa que las cepas anteriores y, de ser así, por qué. Los dos factores que actualmente sugieren su mayor contagio son su velocidad de propagación y los detalles de sus mutaciones.

Parece seguro que B.1.1.7 se ha propagado más rápido que las versiones anteriores del SARS-CoV-2 en aquellas partes de Gran Bretaña donde las infecciones han aumentado de manera inusualmente rápida. Representó, por ejemplo, el 62% de las nuevas infecciones en Londres en la semana que terminó el 9 de diciembre, frente al 28% a principios de noviembre. También ha acumulado una cantidad excepcionalmente grande de mutaciones: 23 de ellas, solo seis de las cuales son silenciosas (lo que significa que no hacen ninguna diferencia en la composición final de las proteínas codificadas por sus partes del genoma del virus).

Quizás la mejor evidencia de que B.1.1.7 es más contagioso, sin embargo, es que los infectados por él tienen cargas virales más altas, es decir, tienen más partículas de virus en sus frotis nasales y de garganta, que las personas infectadas por otras variantes. El papel de la carga viral en el contagio se basaba, hasta hace poco, en suposiciones más que en pruebas. Pero un nuevo estudio en Gran Bretaña de unas 30.000 personas infectadas y sus contactos cercanos, muestra que la probabilidad de que alguien con SARS-CoV-2 infecte a otras personas aumenta de manera constante con la carga viral.

Reforzando este punto, investigadores de Sudáfrica, que también tiene un programa eficiente de secuenciación del genoma covid-19, han descubierto que una variante de rápida propagación detectada allí también tiene un número inusualmente alto de mutaciones y comparte una en particular con B.1.1. 7. La variante sudafricana también está relacionada con una carga viral más alta, y los investigadores la han sugerido como una razón por la que la epidemia se ha acelerado. Varios países también han prohibido a los viajeros procedentes de Sudáfrica.

Una gran preocupación con la aparición de B.1.1.7 y variantes similares es si pueden reducir la eficacia de las vacunas covid-19. Varios de los cambios en B.1.1.7 se encuentran en el gen que codifica el «pico», una proteína que se encuentra en la superficie de las partículas de coronavirus que utilizan para ingresar a las células. Spike es el objetivo de las primeras vacunas covid-19. Pero estas vacunas estimulan las reacciones inmunes a partes de la proteína que no se ven afectadas por esas mutaciones. Existe un amplio consenso entre los expertos en que las vacunas que ya se utilizan contra el SARS-CoV-2 serán eficaces contra la variante B.1.1.7, al menos hasta que se vacune a un gran número de personas. En ese momento, sin embargo, la selección natural comenzará a favorecer las mutaciones que evaden los efectos de la vacuna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 10 =