CV. La memoria inmune funcional específica del SARS-CoV-2 persiste después del COVID-19 leve. Cell, 23/11/2020

Compartir

El virus SARS-CoV-2 está provocando una pandemia mundial y los casos siguen aumentando. La mayoría de las personas infectadas experimentan la enfermedad por coronavirus 2019 levemente sintomática (COVID-19), pero se desconoce si esto puede inducir una memoria inmune persistente que podría contribuir a la inmunidad. Realizamos una evaluación longitudinal de las personas recuperadas de COVID-19 leve para determinar si desarrollan y mantienen una memoria inmunológica multifacética específica del SARS-CoV-2. Los individuos recuperados desarrollaron anticuerpos IgG específicos del SARS-CoV-2, plasma neutralizante, células B de memoria y células T de memoria que persistieron durante al menos tres meses. Nuestros datos revelan además que las células B de memoria IgG específicas del SARS-CoV-2 aumentaron con el tiempo. Además, los linfocitos de memoria específicos del SARS-CoV-2 exhibían características asociadas con una potente función antiviral: las células T de memoria secretaban citocinas y se expandían al reencontrarse con el antígeno, mientras que las células B de memoria expresaban receptores capaces de neutralizar el virus cuando se expresaban como anticuerpos monoclonales. Por lo tanto, COVID-19 leve provoca linfocitos de memoria que persisten y muestran características funcionales de inmunidad antiviral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 10 =