CV. Llegan las vacunas COVID de segunda generación. Scientific American, 22/01/2021

Compartir

La buena noticia es que los investigadores están desarrollando vacunas de «segunda generación», muchos de los cuales están trabajando con técnicas novedosas. “Tenemos tantas riquezas que hasta da un poco de vergüenza”, dice Danny Altmann del Imperial College of London. «Una cosa que ciertamente no ha sido apreciada por la mayoría de la gente es que, en un segundo plano, el campo de la vacunología ha estado avanzando durante los últimos 15 años, desarrollando una gama de estrategias increíblemente elegantes«.

ARN autoamplificador (Imperial College London)

El giro con esta vacuna es que se ha modificado para convertir las propias células del cuerpo en fábricas que continuamente producen proteínas de pico por sí mismas, lo que significa que no será necesaria una inyección de refuerzo. Además, dicho ARN «autoamplificador» se puede producir en grandes volúmenes por un coste reducido. «Me siento muy entusiasmado con la forma en que [este enfoque] puede resultar como las vacunas de Pfizer y Moderna, pero aún mejor», dice Altmann, que no participó directamente en el desarrollo de esta vacuna.

Subunidad de proteínas (Novavax)

Los investigadores de Novavax, una empresa emergente con sede en Maryland, se han centrado en administrar la proteína de pico real en sí misma (en lugar de un virus completo o material genético). Crearon la vacuna mediante la ingeniería de células de polilla para producir proteínas de punta en biorreactores a bajo costo. Además, esta vacuna se puede mantener entre dos y ocho grados C (temperatura normal de refrigeración), lo que la hace mucho más práctica de distribuir. El truco de este enfoque es la adición de un «adyuvante«, un aditivo que «empapa» la respuesta del sistema inmunológico, hecho de saponina, un compuesto derivado de la corteza del árbol de la corteza de jabón chilena. “La tecnología de proteínas de ingeniería se ha probado y demostrado en el pasado; solo se necesita un poco más de tiempo para producir que el ARN”, explica Gregory Glenn, presidente de investigación y desarrollo de Novavax.

Nanopartícula de proteína diseñada (Instituto de diseño de proteínas, Universidad de Washington)

Al igual que Novavax, los investigadores de la Universidad de Washington han optado por administrar proteínas del SARS-CoV-2 como su arma preferida. Pero en lugar de inyectar toda la proteína del pico, se han dirigido al «talón de Aquiles» del virus: el dominio de unión al receptor (RBD), la porción de la proteína del pico que se fusiona directamente con las células humanas. Neil King, bioquímico del Instituto de Diseño de Proteínas de la universidad, ha creado una vacuna administrada por «nanopartículas» esféricas con forma de balones de fútbol. Las proteínas RBD fabricadas sintéticamente se fijan a las nanopartículas en matrices regulares. Este diseño hace que la vacuna sea capaz de provocar respuestas de anticuerpos al menos 10 veces más altas que las que usan la proteína de pico natural completa, dice King. «No solo estamos tomando proteínas existentes y modificándolas un poco, estamos creando otras completamente nuevas para hacer exactamente lo que queremos», señala. La vacuna se está probando actualmente en ensayos de fase inicial o fase I con voluntarios humanos. Si tiene éxito, podría llegar al público a finales de este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − trece =