CV. Los trabajadores de la salud venezolanos recopilan en secreto las estadísticas de COVID

Compartir

Lucas Taylor. doi: https://doi.org/10.1038/d41586-021-02276-1

Frente a la supresión del gobierno y los recursos limitados, los médicos y las enfermeras están trabajando silenciosamente con las redes de investigación para informar datos confiables.

«La parte más difícil de ver sufrir a mis colegas y pacientes es no poder decir nada al respecto», dice Gabriel Romero, médico tratante de una de las clínicas públicas más grandes de Venezuela.

Romero, quien pidió que Nature no usara su nombre real por temor a ser castigado por el gobierno venezolano, es uno de los muchos trabajadores de la salud en el país que luchan contra el COVID-19 a pesar de la falta de equipo médico básico, un suministro constante de energía y agua, y un salario adecuado. Cuando se han pronunciado sobre lo que dicen que son condiciones inaceptables,algunos han sido detenidos por las fuerzas gubernamentales.

En su lista de quejas se incluye la falta de datos confiables de COVID-19.¿A cuántas personas ha matado el coronavirus?

Oficialmente, Venezuela informa que ha tenido más de 326.000 infecciones por COVID-19 y cerca de 3.900 muertes entre sus 29 millones de habitantes desde el inicio de la pandemia. Eso es 135 muertes por millón de personas. Por el contrario, sus vecinos de al lado, Colombia y Brasil, reportan alrededor de 2.440 y 2.700 muertes por millón de personas, respectivamente (ver ‘Datos cuestionables de COVID’).

Al observar los datos de América del Sur, Romero y otros dicen que es obvio que los números de Venezuela no reflejan la realidad, y que el drástico recuento insuficiente está impulsado por la falta de pruebas e infraestructura, pero también por un esfuerzo deliberado del gobierno para minimizar la pandemia. Debido a que las estadísticas precisas son cruciales para que las organizaciones de ayuda decidan a dónde enviar los recursos, y para los funcionarios locales que reflexionan sobre si abrir escuelas y negocios, muchos médicos y enfermeras han tomado el asunto en sus propias manos, recopilando datos de hospitales e informando los números en secreto a varias redes de investigación y organizaciones no gubernamentales (ONG). Estas cifras son mucho más altas que las que aparecen en los informes oficiales del gobierno.

«Es mucha presión», dice Romero, quien coordina una red clandestina que recopila estos datos. «Siempre me preocupa que podamos ser detenidos. Pero no puedo vivir en un país donde la narrativa oficial es que todo está bien cuando estamos viviendo una realidad totalmente diferente».

La narrativa de la pandemia

La economía de Venezuela se ha derrumbado en la última década debido a la corrupción, la mala gestión financiera y el precio del petróleo, su principal exportación, se desplomó. Al menos 5,4 millones de personas han huido del país como resultado, y de los que quedan, alrededor del 90% ahora vive en la pobreza, según las Naciones Unidas.

Es posible que este colapso económico haya frenado la propagación del coronavirus SARS-CoV-2, dicen epidemiólogos entrevistados por Nature. Ha dificultado los viajes a través del país, y pocos venezolanos tienen los medios para salir a restaurantes o bares, donde pueden ocurrir eventos de súper propagación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 6 =