CV. Práctica clínica en COVID-19: las preguntas más frecuentes a los especialistas en enfermedades infecciosas

Compartir

Moara Alves Santa Bárbara Borges, et al. https://doi.org/10.1016/j.bjid.2021.101648

Recopilado por Carlos Cabrera Lozada. Miembro Correspondiente Nacional, ANM puesto 16. ORCID: 0000-0002-3133-5183. 09/11/2021

Resumen

Desde la aparición de la enfermedad causada por el síndrome respiratorio severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) – COVID-19 – a fines de diciembre de 2019, una gran cantidad de publicaciones sobre el tema aparecieron en revistas revisadas por pares y preprints. A pesar de la cantidad significativa de información disponible, se solicita a los médicos de enfermedades infecciosas que resuelvan las preguntas de colegas, pacientes y familiares a diario. Aquí, nuestro objetivo es describir la evidencia que apoya las respuestas a las preguntas frecuentes, sobre la base de una revisión de la literatura. Creamos un cuestionario basado en la web que se distribuyó a un grupo de 70 especialistas en enfermedades infecciosas y residentes médicos, preguntando qué preguntas y problemas enfrentaban con mayor frecuencia. Las 10 preguntas más frecuentes guiaron los temas para una revisión narrativa. Proporcionamos evidencia e información basada en el consenso sobre temas como la infección y la transmisión, el aislamiento, el manejo de los casos confirmados de COVID-19, la reinfección, el manejo clínico-terapéutico, la vacunación y los anticuerpos después de la infección / vacunación. Aclarar correctamente las dudas y proporcionar información clara a los médicos, pacientes y familiares ayuda a manejar mejor covid-19 en la comunidad y los entornos hospitalarios.

Palabras clave:

SARS-CoV-2Transmisiónde COVID-19EliminaciónviralPrácticade cuarentenaManejodevacunas COVID-19

CONCLUSIONES

Siguiendo el caso clínico descrito al principio del artículo, el paciente en cuestión tenía síntomas moderados, permaneció bajo observación durante un día y luego fue dado de alta con instrucciones para controlar la saturación de oxígeno, usar medicamentos sintomáticos y regresar inmediatamente a la sala de emergencias en caso de empeoramiento clínico. Eso no ocurrió en los días siguientes, y mostró una mejoría progresiva de sus quejas anteriores, permaneciendo afebrio y sin alteración de la presión arterial. Parte de las preguntas hechas por el paciente, sus familiares y los médicos tratantes con respecto a su enfermedad fueron respondidas anteriormente.

Se trata de un hombre de mediana edad con comorbilidades, pero no considerado inmunodeprimido, que se presenta el día 7 de la enfermedad en urgencias. Se encontraba hemodinámicamente estable, sin insuficiencia respiratoria, y se le diagnosticó neumonía viral por tomografía computarizada de tórax. Tenía una enfermedad moderada,10 y como llevaba más de 24 horas en afebrilo y con síntomas de mejoría, podía ser dado de alta de la cuarentena después del día 10 sin realizar una prueba de control.

No tenía signos de infección bacteriana secundaria, por lo que no se recomendó la terapia con antibióticos. Como no hubo insuficiencia respiratoria, ni necesidad de oxígeno suplementario ni necesidad de hospitalización, no se prescribió dexametasona ni tromboprofilaxis. Los familiares que tuvieron contacto cercano con él deben permanecer en cuarentena preferiblemente durante 14 días después de la última exposición o tratar de acortar este tiempo realizando una prueba RT-PCR a partir del día 7. Si el resultado fuera negativo, podrían ser liberados del aislamiento domiciliario después del día 10 de contacto.

Este paciente tiene un bajo riesgo de reinfección en los próximos seis a diez meses, y si permanece asintomático, no debe hacerse otra prueba molecular en los próximos 90 días, debido al riesgo de falsos positivos relacionados con fragmentos virales persistentes. Las pruebas de NAb no se recomiendan rutinariamente para definir si está protegido después de la infección o después de la vacunación.

A este paciente ciertamente se le aconseja vacunar incluso después de una infección reciente.73 Puede hacerlo lo antes posible cuando finalice el período de aislamiento y esté clínicamente recuperado. En algunos países, como Brasil, el Ministerio de Salud aconseja vacunarse después de cuatro semanas desde el inicio de los síntomas de COVID-19 o la prueba diagnóstica cuando es asintomático.

Además, ahora se sabe que la vacunación en un individuo convaleciente produce respuestas humorales (NAb y células B de memoria) que pueden proteger durante mucho tiempo e incluso contra las variantes del SARS-CoV-2.74, 75

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − once =