CV. Priorizar la vacunación contra COVID-19 en escenarios sociales y epidemiológicos cambiantes. Preimpreso, 27/09/2020

Durante la pandemia de COVID-19, las autoridades deben decidir qué grupos priorizar para la vacunación. Esta decisión se producirá en un panorama socioepidemiológico en constante cambio donde el éxito de las intervenciones no farmacéuticas (NPI) a gran escala como el distanciamiento físico requiere una amplia aceptación de la población. Desarrollamos un modelo socioepidemiológico acoplado de transmisión del SARS-CoV-2. Las escuelas y los lugares de trabajo se cierran y se vuelven a abrir según los casos denunciados. Usamos la teoría de juegos evolutivos y los datos de movilidad para modelar la adherencia individual a las NPI. Primero exploramos el impacto de vacunar a personas mayores de 60 años; <20 años primero; uniformemente por edad; y una nueva estrategia basada en contactos. Las últimas tres estrategias interrumpen la transmisión, mientras que la primera se dirige a un grupo vulnerable. Las tasas de vacunación oscilaron entre el 0,5% y el 4,5% de la población por semana, a partir de enero o julio de 2021. Las notificaciones de casos, la adherencia al NPI y los períodos de bloqueo se someten a oleadas sucesivas durante la pandemia simulada. La vacunación reduce la mediana de muertes en un 32% -77% (22% -63%) para la disponibilidad de enero (julio), según el escenario. La vacunación de personas de 60 años o más previene primero más muertes (hasta un 8% más) que las estrategias de interrupción de la transmisión para la disponibilidad de la vacuna en enero en la mayoría de los regímenes de parámetros. Por el contrario, las estrategias de interrupción de la transmisión previenen hasta un 33% más de muertes que la vacunación de personas mayores de 60 años para la disponibilidad de julio, debido a los niveles más altos de inmunidad natural en ese momento. El análisis de sensibilidad respalda los hallazgos. Se necesitan con urgencia más investigaciones para determinar qué poblaciones pueden beneficiarse del uso de las vacunas contra el SARS-CoV-2 para interrumpir la transmisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − seis =