CV. Prueba de COVID-19: una talla no sirve para todos. Science, 21/12/2020

Las pruebas para detectar el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) se desarrollaron a los pocos días de la liberación del genoma del virus. Varios países lograron controlar la transmisión del SARS-CoV-2 invirtiendo en capacidad de prueba a gran escala. La mayoría de las pruebas se han centrado en ensayos cuantitativos de reacción en cadena de la polimerasa (qPCR), que son capaces de detectar cantidades diminutas de ARN viral. Aunque son poderosas, estas herramientas moleculares no se pueden escalar para satisfacer las demandas de pruebas de salud pública más extensas. Para combatir el COVID-19, el enfoque de «talla única» que ha dominado y confundido la toma de decisiones con respecto a las pruebas y la evaluación de las pruebas no es adecuado: el diagnóstico, la detección y la vigilancia tienen diferentes propósitos, exigen estrategias distintas y requieren mecanismos de aprobación separados. Al respaldar la innovación, aprobación, fabricación y distribución de herramientas de detección y vigilancia más simples y económicas, será posible limitar de manera más efectiva la propagación de COVID-19 y responder a futuras pandemias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 − 5 =