CV. Innovaciones en vacunas: pasado y futuro. NEJM, 04/02/2021

Compartir

Es difícil exagerar los beneficios que las vacunas innovadoras desplegadas en las últimas cinco décadas han tenido sobre la morbilidad y la mortalidad (ver cronograma). La incidencia de enfermedades prevenibles con vacunas entre los niños de EE. UU., ha disminuido drásticamente , un logro que se atribuye en parte a las altas tasas de cobertura de la vacuna. Para el año escolar 2018-2019, las tasas de cobertura entre los estudiantes de jardín de infantes excedieron el 90% en todos los estados excepto en dos, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Se han eliminado de las Américas cuatro enfermedades prevenibles con vacunas: la viruela en 1971, la poliomielitis en 1994 y la rubéola y el síndrome de rubéola congénita en 2015 (uno de nosotros es vicepresidente ejecutivo de Merck, que produce vacunas para la rubéola, entre otras vacunas). Además, entre 2011 y 2020, los programas de inmunización en países de bajos ingresos salvaron aproximadamente 23,3 millones de vidas.

La respuesta a la pandemia de Covid-19 es un excelente ejemplo de la rapidez con la que ahora se pueden diseñar nuevas vacunas. Para cuando la OMS declaró al Covid-19 una pandemia el 11 de marzo de 2020, al menos 37 grupos de empresas de biotecnología e instituciones académicas estaban trabajando en candidatos a vacunas.5 Estos candidatos incluyen ADN vivo atenuado, inactivado, vacunas basadas en ARN mensajero, vector viral y proteína de punta. Menos de 1 año después, se completaron los primeros ensayos de eficacia de la vacuna Covid-19 y las primeras vacunas están autorizadas para uso de emergencia. Muchas vacunas aprobadas, como las contra el sarampión y la poliomielitis, se fabricaron con o versiones muertas del virus sin un conocimiento detallado de la patogénesis viral. En contraste, las estrategias actuales para el diseño de vacunas se basan en nuevas tecnologías que conducen a una comprensión más profunda del sistema inmunológico y de las interacciones huésped-patógeno. Para las nuevas vacunas experimentales contra el VIH y el virus respiratorio sincitial (VSR), se necesita una comprensión estructural detallada de las interacciones de los anticuerpos con la envoltura del VIH o la forma de prefusión del VSR de la proteína de fusión (F). Las vacunas siguen siendo las más eficaces herramienta para prevenir enfermedades infecciosas y mejorar la salud mundial. Se ha logrado un progreso notable con el uso de vacunas, incluida la erradicación de la viruela y el control de enfermedades infantiles como el sarampión, las paperas, la rubéola y la poliomielitis. Nuevos conocimientos sobre el funcionamiento del sistema inmunológico a nivel celular y molecular han hecho posible el rápido desarrollo de nuevas vacunas. Las dificultades que enfrentan los vacunólogos incluyen predecir el tipo y el momento de la próxima pandemia; desarrollar vacunas para combatir patógenos que cambian rápidamente, como el VIH-1, la gripe y las bacterias multirresistentes; y establecimiento de estrategias de respuesta rápida para controlar las enfermedades infecciosas emergentes y reemergentes. El futuro es muy prometedor para el control de patógenos globales mediado por vacunas, pero brindar un acceso asequible a vacunas eficaces para todos los que podrían beneficiarse de ellas sigue siendo un desafío importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =