¿A quién vacunar primero? Un vistazo a la toma de decisiones en una pandemia

Compartir

Ruth Faden, et al. Nature 607, 235-238 (2022). doi: https://doi.org/10.1038/d41586-022-01899-2

Contibución al Portal por: Rafael Apitz-Castro, Individuo de Número, Sillón XXXVIII de la Academia Nacional de Medicina, 15/07/2022

Resumen

El Grupo Asesor Estratégico de Expertos en Inmunización (SAGE), un equipo de alrededor de 15 médicos de salud pública, epidemiólogos y otros especialistas, ha estado haciendo recomendaciones a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre quién debe recibir qué vacunas desde 1999.

Pero a principios de 2020, el grupo enfrentó su desafío más desalentador hasta el momento. A medida que el mundo se tambaleaba por los sistemas de salud abrumados, los bloqueos y el cierre de escuelas y negocios, SAGE tuvo que asesorar a la OMS sobre cómo sus 194 estados miembros deberían implementar lo que inicialmente sería un suministro limitado de vacunas COVID-19.

Hasta este punto, SAGE había basado sus recomendaciones casi exclusivamente en evidencia científica: datos inmunológicos y epidemiológicos, los resultados de los ensayos clínicos, etc. Pero con el SARS-CoV-2 presentando una amenaza más grave para la salud y la estabilidad mundiales que cualquier otro patógeno en las dos décadas de existencia de SAGE, el organismo asesor se enfrentaba a decisiones más consecuentes y moralmente tensas que cualquier otra que hubiera enfrentado antes.

Por primera vez en la historia de SAGE, los especialistas en ética fueron incluidos en su convocatoria de nominados para un grupo de trabajo sobre vacunas (junto con especialistas en vacunología, enfermedades infecciosas, epidemiología, modelización y salud pública). Además, la primera tarea del grupo de trabajo fue elaborar un marco ético que informara y justificara las recomendaciones posteriores sobre qué grupos de todo el mundo deberían ser los primeros en recibir las vacunas contra la COVID-19. En resumen, a la ética se le dio un asiento en la mesa en las deliberaciones de SAGE.

Se nos pidió que desarrolláramos este marco ético como miembros de un subgrupo del Grupo de Trabajo de SAGE sobre Vacunas COVID-19. Los 15 de nosotros en el subgrupo tuvimos menos de 10 semanas para desarrollar un documento que sabíamos que podría ayudar a determinar quién en el mundo recibiría una vacuna que podría salvar vidas. Lo que sucedió en las innumerables horas que pasamos anotando documentos compartidos, en reuniones de video y en llamadas telefónicas a través de zonas horarias dispares tiene lecciones para aquellos que intentan preparar mejor al mundo para una futura pandemia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 1 =