Asociación entre estrés temprano y riesgo cardiometabólico futuro  en población  de alta vulnerabilidad social

Compartir

Contribución al Portal de la Dra. Dra. Raquel Burrows Argote. ORCID: https://orcid.org/0000-0001-9155-0689 sobre una serie de estudios sobre la asociación entre estrés temprano y riesgo cardiometabólico futuro.

Reunión sobre Estrés Temprano y Riesgo Cadiometabólico Futuro: https://cedia.zoom.us/rec/share/MFClMwC_6U29UtaxeJtoTOTaHMTg83KVhuhgFbnVtMsbEM-l7FYEq_uZ0K0Wb6GW.1fSybhLhJGi1-S77. Código de acceso para acceder: y+j5^Cv8

Desregulación del Eje Hipotálamo-Hipófisis-Adrenal: Origen Temprano de las Enfermedades del Adulto. Dra. Raquel Burrows Argote.

El Origen temprano de las Enfermedades del Adulto.-
Estudios experimentales, epidemiológicos y clínicos coinciden en que el origen de muchas enfermedades del adulto tienen su inicio temprano en la vida.1 El entorno de la crianza influye en la programación de funciones metabólicas y neuro-endocrinas que subyacen al comportamiento cardio-metabólico y emocional más tarde en la vida.2-6 Estos efectos están mediados, en gran medida, por la programación neonatal del funcionamiento del eje hipotálamo-pituitario-adrenal (HPA), principal regulador de la respuesta al stress.8 Esta programación, determina diferencias tanto en el comportamiento metabólico como en la respuesta neuroendocrina al stress. 1,7,8 Hace más de dos décadas se propusieron dos hipótesis para explicar y fundamentar los mecanismos que subyacen a la programación temprana del desarrollo:1) la desnutrición fetal (Barker et al., 1993) con la programación de un fenotipo ahorrador para adaptar al individuo a un medio escaso en alimentos y 2) la sobreexposición del feto a los glucocorticoides (Edwards et al.,1993) como resultado de una programación para adaptar al individuo a un medio adverso y de peligro. 9,10 Ambas programaciones subyacen al concepto de ”Allostasis” descrito a fines del siglo 20 como el conjunto de respuestas de los organismos vivos reguladas por el cerebro para mantener la homeostasis metabólica y permitir la sobrevivencia en medios adversos. 11

Percepción de delincuencia vecinal y drogas aumenta riesgo cardiometabólico en adolescentes chilenos

Suzanna M. Martínez, et al. DOI:https://doi.org/10.1016/j.jadohealth.2013.10.207

Resumen

Propósito

Los estudios informan una asociación entre el riesgo del vecindario y la obesidad y los factores de riesgo cardiometabólicos (CMR) entre los adolescentes. Aquí describimos el efecto del riesgo de vecindad percibido sobre la adiposidad y la CMR entre los adolescentes chilenos.

Métodos

Los participantes fueron 523 adolescentes chilenos de ingresos bajos a medios. Evaluamos el riesgo de vecindario en la adolescencia temprana, la adiposidad en la infancia y en la adolescencia temprana y posterior, y la presión arterial y la glucosa en ayunas en la adolescencia posterior. Los perfiles de riesgo del vecindario se estimaron utilizando el análisis de perfil latente (LPA) y se basaron en las percepciones informadas de la delincuencia y la venta / uso de drogas. Utilizando la regresión lineal y logística, examinamos el efecto del riesgo vecinal sobre la adiposidad y la CMR.

Resultados

La edad media en la adolescencia temprana y posterior fue de 14 y 17 años, respectivamente. Los participantes eran 52% hombres, con una puntuación z de IMC promedio de .67, y el 8% cumplió con los criterios para el síndrome metabólico. LPA identificó dos perfiles de vecindario: 61% de bajo riesgo y 39% de alto riesgo. En la adolescencia posterior, estar en el perfil de alto riesgo predijo una mayor puntuación z del IMC, una relación cintura-altura y un índice de masa grasa (p < .05). Los adolescentes en el perfil de alto riesgo tenían tres veces más probabilidades de cumplir con los criterios para el síndrome metabólico (OR = 3,1, IC del 95%: 1,5, 5,8) en comparación con los del perfil de bajo riesgo.

Conclusiones

Nuestros hallazgos sugieren que hay respuestas fisiológicas a vivir en un vecindario percibido como «riesgoso», lo que puede contribuir a la obesidad y la CMR incluso en la adolescencia. Para los barrios chilenos con alto nivel de delincuencia y drogas, las intervenciones y políticas de salud pública específicas para los jóvenes podrían ser beneficiosas.

El hogar y el entorno familiar relacionados con el desarrollo de la obesidad: un estudio longitudinal de 21 años

East, P., Delker, E., Blanco, E., Burrows, R., Lozoff, B., & Gahagan, S. (2019). El hogar y el entorno familiar relacionados con el desarrollo de la obesidad: un estudio longitudinal de 21 años. Obesidad infantil (Print),15(3), 156–166. https://doi.org/10.1089/chi.2018.0222

Resumen

Fondo: Las condiciones de la vida temprana son importantes para el desarrollo de la obesidad. Planteamos la hipótesis de que las características del hogar y la familia que reflejan entornos menos propicios durante la infancia se asociarán con un IMC adulto más alto y un crecimiento más rápido del IMC entre las edades de 5 y 21 años. También examinamos el momento y la aceleración del aumento del IMC según el estado de peso del adulto (peso normal, sobrepeso, obesidad y extremadamente obesidad) para discernir cómo el aumento del IMC difiere entre el grupo y a lo largo del tiempo.

Métodos: El IMC se evaluó en 1000 jóvenes chilenos (52% mujeres) a las edades de 5, 10, 15 y 21 años. El análisis de la curva de crecimiento latente modeló las trayectorias del IMC de 5 a 21 años. Las calificaciones de observadores y madres evaluaron el hogar y los entornos familiares de los niños y la crianza de los hijos a los 1 y 10 años.

Resultados: Los cuatro grupos de peso difirieron en la aceleración del aumento del IMC a partir de los 5 años, y los niños más grandes se hicieron más grandes más rápido. Un IMC más alto a los 21 años relacionado con el estrés familiar, la ausencia del padre, la depresión materna, el confinamiento frecuente de niños (en corrales), un ambiente doméstico sucio a 1 año y una baja provisión de estimulación activa y pocas experiencias estimulantes a los 10 años. Aumento acelerado del IMC relacionado con una menor estimulación del aprendizaje en el hogar a 1 año y menos calor y aceptación de los padres a la edad de 10 años.

Conclusiones: Las características del hogar y la familia que reflejan una ausencia de apoyo para el desarrollo de los niños se asociaron con el sobrepeso / obesidad en la edad adulta joven y el crecimiento acelerado del IMC. Los hallazgos identifican varias características del hogar y la familia que pueden servir como objetivos preventivos o de intervención.

El entorno psicosocial infantil predice el riesgo cardiometabólico en adolescentes: un estudio prospectivo

Jenalee R. Doom, et al. DOI:https://doi.org/10.1016/j.jpeds.2019.01.058

Objetivo

Evaluar prospectivamente si el entorno psicosocial infantil se asoció con el riesgo cardiometabólico ya en la adolescencia.

Diseño del estudio

Los participantes fueron reclutados en Santiago, Chile, y han sido seguidos desde la infancia. Los criterios de inclusión incluyeron lactantes sanos con peso al nacer ≥3 kg y un cuidador estable. El entorno psicosocial, incluidos los síntomas depresivos, los eventos estresantes de la vida, el apoyo deficiente para el desarrollo infantil, la ausencia del padre y el estado socioeconómico, fue reportado por las madres a los 6-12 meses. La puntuación z del índice de masa corporal (IMC) se evaluó a los 5 y 10 años. La puntuación z del IMC, la relación cintura-cadera, la presión arterial sistólica y diastólica, la masa grasa y el porcentaje de grasa corporal, la glucosa en ayunas, el colesterol de lipoproteínas total y de alta densidad y el modelo homeostático de resistencia a la insulina se probaron en la adolescencia.

Resultados

Los adolescentes variaron de 16 a 18 años de edad (n = 588; 48,1% mujeres). Un entorno psicosocial infantil más pobre se asoció con la puntuación z del IMC a los 10 años (β = 0,10, IC del 95% = 0,00-0,19) y en la adolescencia (β = 0,15, IC del 95% = 0,06-0,24) pero no a los 5 años. Un entorno psicosocial infantil más pobre se asoció con una presión arterial más alta (β = 0,15, IC del 95% = 0,05-0,24), un mayor riesgo antropométrico (β = 0,13, IC del 95% = 0,03-0,22), un mayor riesgo de biomarcadores (triglicéridos, evaluación del modelo homeostático de resistencia a la insulina, colesterol total) (β = 0,12, IC del 95% = 0,02-0,22) y una mayor probabilidad de síndrome metabólico en la adolescencia (aOR = 1,50; IC del 95% = 1,06-2,12).

Conclusiones

Estos hallazgos demuestran que un entorno psicosocial infantil más pobre se asoció con un mayor riesgo cardiometabólico en adolescentes. Los resultados respaldan el cribado de los entornos psicosociales de los bebés y la investigación adicional sobre la causalidad, los mecanismos, la prevención y la intervención.

Vías de inflamación en la adolescencia a través de la adversidad temprana, los síntomas depresivos infantiles y el índice de masa corporal: un estudio longitudinal prospectivo de bebés chilenos

Brie M. Reid, et al. https://doi.org/10.1016/j.bbi.2019.06.003

Resumen

La adversidad temprana, la depresión y la obesidad se asocian con aumentos en la inflamación de bajo grado. Sin embargo, hay pocos estudios prospectivos y longitudinales para dilucidar cómo se desarrollan estas asociaciones en los niños. El presente estudio utilizó modelos de curva de crecimiento latente para examinar las vías entre la adversidad familiar en la infancia, los síntomas depresivos en la infancia, el índice de masa corporal (IMC) en la infancia y la inflamación en la adolescencia (edad = 16-18). El estudio es un seguimiento adolescente de bebés de comunidades de clase trabajadora alrededor de Santiago, Chile, que participaron en un ensayo preventivo de suplementos de hierro a los 6 meses de edad. La antropometría, los eventos estresantes de la vida, la depresión materna, el estado socioeconómico y las evaluaciones del desarrollo se midieron a los 12 meses, 5 años, 10 años y la adolescencia. En la adolescencia, los participantes proporcionaron muestras de sangre para la evaluación de la proteína C reactiva de alta sensibilidad (hsCRP). Una mayor exposición a la adversidad temprana en forma de estrés de conflicto interpersonal en la infancia se asoció indirectamente con un aumento de hsCRP a través de su asociación con una mayor intercepción y pendiente del IMC infantil. Los síntomas depresivos en cualquier momento no se asociaron directa o indirectamente con el aumento de hsCRP. Estos hallazgos contribuyen a nuestra comprensión de cómo la adversidad familiar temprana y sus asociaciones con la obesidad y los síntomas depresivos en la infancia están relacionados con la inflamación crónica de bajo grado en la adolescencia. El modelo identificado como el que mejor captura de los datos apoyó el papel fundamental del IMC infantil en la explicación de cómo la adversidad de la vida temprana se asocia con la inflamación en la adolescencia.

Discrepancias madre-adolescente en las calificaciones del ajuste de los adolescentes: asociaciones con la salud mental materna y los factores familiares

Marya Rana, et al. DOI: 10.1097/DBP.00000000000000879

Resumen

Objetivo: Muchos niños y adolescentes son evaluados para detectar posibles problemas psicológicos y de comportamiento a través de los cuestionarios de Lista de verificación de comportamiento infantil (CBCL) y Autoinforme juvenil (YSR) completados por los padres. Sin embargo, debido a que estas evaluaciones se basan en informes individuales, están sujetas a desacuerdo. Este estudio consideró múltiples factores familiares y aspectos de la salud mental de las madres en discrepancias entre las calificaciones de las madres y los jóvenes en el CBCL y YSR.

Método: En este estudio participaron 926 madres y sus hijos adolescentes (48,7% niñas, edad media = 14,4 años) que completaron los cuestionarios CBCL e YSR, respectivamente.

Resultados: Las madres que experimentaron problemas de salud mental más graves informaron más síntomas de internalización de su adolescente en relación con las calificaciones del adolescente.

Conclusión: Los hallazgos indican que la mala salud mental de las madres está relacionada con sus informes de problemas psicológicos más frecuentes en sus adolescentes. Para verificar la exactitud de los informes maternos, sería útil evaluar los evaluadores adicionales y los métodos adicionales, como la observación conductual y la entrevista clínica.

Dificultades socioeconómicas infantiles, conflictos familiares e hipertensión en adultos jóvenes: el estudio longitudinal de Santiago

Patricia East, et al. https://doi.org/10.1016/j.socscimed.2020.112962

Resumen

Objetivo

El estrés derivado de la desventaja socioeconómica puede ser perjudicial para la salud mental y física. Este estudio utiliza datos longitudinales sobre una gran cohorte estudiada prospectivamente para examinar cómo las dificultades socioeconómicas durante la infancia conducen a la hipertensión en la edad adulta joven por sus efectos sobre el conflicto familiar, la ansiedad-depresión y la masa corporal.

Método

Los datos son de 1.039 participantes del Estudio Longitudinal de Santiago que fueron estudiados en infancia (M edad 10 años), adolescencia (14-17 años) y edad adulta joven (21-26 años). Como adultos jóvenes, el 26% tenía presión arterial elevada o hipertensión.

Resultados

Los niños de familias económicamente más desfavorecidas experimentaron niveles más altos de conflicto familiar, lo que se relacionó con aumentos significativos en la ansiedad-depresión y la masa corporal a lo largo del tiempo, los cuales se relacionaron directamente con la hipertensión en la edad adulta joven.

Conclusiones

Los hallazgos proporcionan una comprensión de cómo la adversidad de la vida temprana asociada con las dificultades socioeconómicas se manifiesta como problemas de salud relacionados con el estrés en la edad adulta. Los esfuerzos de intervención dirigidos al sobrepeso/obesidad y la ansiedad y la depresión que se derivan de la pobreza infantil podrían ser útiles para reducir las disparidades socioeconómicas en la salud de los adultos.

Asociaciones entre ambientes domésticos adversos y hormonas del apetito, adipoquinas y adiposidad entre adolescentes chilenos

Majmudar, D., East, P., Martinez, S., Blanco, E., Lozoff, B., Burrows, R., & Gahagan, S. (2022). Asociaciones entre ambientes domésticos adversos y hormonas del apetito, adipoquinas y adiposidad entre adolescentes chilenos. Obesidad clínica12(1), e12488. https://doi.org/10.1111/cob.12488

Resumen

Poco se sabe sobre la relación entre los ambientes domésticos adversos y las hormonas importantes en la regulación del apetito y su impacto en la obesidad en niños y adolescentes. En este estudio, examinamos el impacto del estatus socioeconómico económico, el estrés familiar y los síntomas depresivos maternos en las hormonas del apetito, las adipoquinas y la adiposidad. Determinar si los entornos domésticos adversos en la infancia y la adolescencia se relacionan con la adiposidad en la adolescencia y las interrupciones en las hormonas del apetito y las adipoquinas, específicamente los niveles más bajos de adiponectina y grelina y los niveles elevados de leptina y orexina. La adversidad en el hogar (síntomas depresivos maternos, estrés familiar, desventaja socioeconómica) se midió en los hogares de 593 jóvenes chilenos a los 10 años (52,3% hombres) y en 606 jóvenes a los 16 años. A los 16 años, los participantes proporcionaron muestras de sangre en ayunas para la evaluación de las adipoquinas y las hormonas del apetito. Se utilizó la relación cintura-altura para evaluar la adiposidad central. Los análisis correlacionales examinaron las asociaciones entre los niveles continuos de adversidad en la infancia y la adolescencia y las hormonas del apetito y la adiposidad en la adolescencia. Las regresiones logísticas multinomiales compararon los niveles hormonales por terciles de adversidad. Los participantes fueron 52% hombres, con una edad promedio en la evaluación hormonal de 16 años de 16 años de 16,8 (n = 606, DE = 0,26). Aquellos con mayor depresión materna a los 10 años tenían niveles más bajos de adiponectina OR = 0,95 [IC del 95%: 0,91, 0,99], p = 0,005) y niveles de grelina (OR = 0,98 [IC del 95%: 0,98, 1,00), p = 0,022) que aquellos en el grupo de depresión materna más bajo a los 16 años. Aquellos con el mayor estrés familiar a los 16 años tenían niveles más bajos de adiponectina (OR = 0,93 [IC del 95%: 0,89, 0,98), p = 0,004) y una mayor adiposidad central (OR = 1,05 [1,01, 1,08], p = 0,009) que el grupo de estrés familiar más bajo. No se encontraron asociaciones significativas entre el nivel socioeconómico a los 10 o 16 años y las hormonas del apetito. Los resultados agregan nueva evidencia con respecto a la relación entre la adversidad doméstica con las hormonas del apetito y las adipoquinas, con los resultados más consistentes para la adiponectina. Los hallazgos actuales sugieren que la relación entre el entorno del hogar y las adipoquinas y las hormonas del apetito pueden desempeñar un papel en la adiposidad alterada en niños y adolescentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × 3 =