Calcos y anglicismos. Usando bien el castellano en los manuscritos médicos

Compartir

González Blanco M. Calcos y anglicismos. Usando bien el castellano en los manuscritos médicos. Rev Obstet Ginecol. Venez. 2022; 82(2): 142-144. https://doi.org/10.51288/00820203

Según el diccionario de la Lengua Española, un calco es la adopción de un significado extranjero para una palabra ya existente en una lengua; por ejemplo, ratón, en su acepción: aparato manual conectado a un ordenador, que es calco semántico del inglés mouse (1). Dicho de otra forma, el calco asigna a una palabra un significado que no es el propio, sino el de otra que pertenece a una lengua distinta. Esto es debido a cierta similitud fonética o de escritura entre dos palabras de diferentes idiomas y significados. Dado que gran parte de la bibliografía utilizada por los médicos de habla hispana está escrita originalmente en inglés, la mayoría de los calcos provienen de este idioma (2).

En medicina se utilizan frecuentemente muchos términos que son calcos del inglés: muchas veces se oye o, incluso, se lee, desórdenes hipertensivos del embarazo. Esa palabra desórdenes es un calco semántico de disorders. En español, el diccionario de la lengua española (DLE) recoge la palabra desorden como confusión y alteración del orden; perturbación del orden y disciplina de un grupo, de una reunión, de una comunidad de personas; disturbio que altera la tranquilidad pública; exceso o abuso (1). Es fácil darse cuenta de lo inadecuado que resulta su uso en el caso de los mal llamados desórdenes hipertensivos del embarazo.

1 comentario en “Calcos y anglicismos. Usando bien el castellano en los manuscritos médicos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × tres =