Hallazgos de resonancia magnética cardíaca a mediano y largo plazo en atletas de élite recuperados de COVID-19: resultados de un centro médico olímpico alemán

Compartir

Christopher Schneeweis, et al. https://doi.org/10.21203/rs.3.rs-1700299/v1

Recopilado por Carlos Cabrera Lozada. Miembro Correspondiente Nacional, ANM puesto 16 . ORCID: 0000-0002-3133-5183. 30/05/2022

Resumen

Antecedentes Hay una falta de datos de resonancia magnética cardíaca (CMR) con respecto al daño miocárdico a mediano y largo plazo debido al Covid-19 en atletas de élite. Objetivo Este estudio investigó las consecuencias a medio y largo plazo de la afectación miocárdica después de una infección por Covid-19 en atletas de élite.

Métodos Entre enero de 2020 y octubre de 2021, se analizaron 27 atletas del centro olímpico alemán Renania con infección confirmada por Covid-19. 9 voluntarios sanos no atletas sirvieron como control. La CMR se realizó en promedio de 182 días (DE 99) después del resultado positivo inicial de la prueba.

Resultados CMR no reveló ningún signo de miocarditis aguda con respecto a los criterios actuales de Lake Louise o daño miocárdico en ninguno de los 26 atletas de élite con infección previa por Covid-19. Sin embargo, el 92 % de los atletas experimentaron un curso sintomático y el 54 % informó síntomas duraderos durante más de 4 semanas. En un atleta masculino, CMR reveló una miocardiopatía arritmogénica del ventrículo derecho (ARVC) y este atleta fue excluido del estudio. Los atletas tenían volúmenes de ventrículo izquierdo y derecho significativamente agrandados y aumentaron la masa miocárdica del ventrículo izquierdo en comparación con el grupo de control sano (LVEDVi 103.4 vs. 91.1 ml / m 2 p = 0.031; RVEDVi 104,1 vs. 86,6 ml/m 2 p=0,007; y LVMi 59,0 vs. 46,2 g/m 2 p=0,002).

Conclusión Nuestros hallazgos sugieren que el riesgo de daño miocárdico a medio y largo plazo parece ser muy bajo a insignificante en los atletas de élite. No se pueden establecer conclusiones con respecto a la lesión miocárdica en la fase aguda de la infección ni sobre los posibles efectos miocárdicos a largo plazo en la población general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 − ocho =