La omisión de comidas y los intervalos de comidas más cortos están asociados con un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas y enfermedades cardiovasculares entre los adultos de EE. UU.

Compartir

Yangbo Sun, et al. DOI: https://doi.org/10.1016/j.jand.2022.08.119

Recopilado por Carlos Cabrera Lozada. Miembro Correspondiente Nacional, ANM puesto 16. ORCID: 0000-0002-3133-5183. 09/12/2022

Resumen

Los estudios dietéticos anteriores y las pautas dietéticas actuales se han centrado principalmente en la ingesta dietética y los patrones alimentarios. Poco se sabe acerca de la asociación entre los comportamientos alimentarios, como la frecuencia de las comidas, la omisión y los intervalos, y la mortalidad.

Objetivo

El objetivo fue examinar las asociaciones de la frecuencia, la omisión y los intervalos de las comidas con la mortalidad por todas las causas y por enfermedades cardiovasculares (ECV).

Diseño

Este fue un estudio prospectivo.

Participantes/escenario

En este estudio se incluyeron un total de 24 011 adultos (edad ≥ 40 años) que participaron en la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición 1999-2014. Los comportamientos alimentarios se evaluaron mediante recordatorio de 24 horas. La muerte y las causas subyacentes de la muerte se determinaron mediante la vinculación con los registros de defunción hasta el 31 de diciembre de 2015.

Las principales medidas

Los resultados fueron mortalidad por todas las causas y por ECV.

Análisis estadísticos realizados

Se utilizaron modelos multivariables de riesgos proporcionales de Cox para estimar los cocientes de riesgo ajustados (HR) de todas las causas y la mortalidad por ECV.

Resultados

Durante 185 398 años-persona de período de seguimiento, ocurrieron 4175 muertes, incluidas 878 muertes cardiovasculares. La mayoría de los participantes comieron tres comidas al día. En comparación con los participantes que comían tres comidas al día, los HR ajustados multivariables para los participantes que comían una comida al día fueron 1,30 (IC del 95 %: 1,03 a 1,64) para la mortalidad por todas las causas y 1,83 (IC del 95 %: 1,26 a 2,65) para la mortalidad por ECV. . Los participantes que se saltearon el desayuno tienen HR ajustado multivariable de 1,40 (IC del 95 %: 1,09 a 1,78) para la mortalidad por ECV en comparación con los que no lo hicieron. Los HR ajustados multivariables para la mortalidad por todas las causas fueron 1,12 (IC del 95 %: 1,01 a 1,24) para saltarse el almuerzo y 1,16 (IC del 95 %: 1,02 a 1,32) para saltarse la cena en comparación con los que no lo hicieron. Entre los participantes que comían tres comidas al día, la HR ajustada multivariable para los participantes con un intervalo promedio de ≤4.

Conclusiones

En este gran estudio prospectivo de adultos estadounidenses de 40 años o más, comer una comida al día se asoció con un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas y ECV. Saltarse el desayuno se asoció con un mayor riesgo de mortalidad por ECV, mientras que saltarse el almuerzo o la cena se asoció con un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas. Entre los participantes con tres comidas al día, un intervalo entre comidas de ≤4,5 horas en dos comidas adyacentes se asoció con una mayor mortalidad por todas las causas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × 1 =