Orthopoxvirus: Variola, Vaccinia, Cowpox y Monkeypox

Compartir

Petersen, B.W., Karem, K.L., Damon, I.K. (2014). Orthopoxvirus: Variola, Vaccinia, Cowpox y Monkeypox. En: Kaslow, R., Stanberry, L., Le Duc, J. (eds) Infecciones virales de humanos. Springer, Boston, MA. https://doi.org/10.1007/978-1-4899-7448-8_21

Recopilado por Carlos Cabrera Lozada. Miembro Correspondiente Nacional, ANM puesto 16 . ORCID: 0000-0002-3133-5183. 19/05/2022

Los orthopoxvirus son virus de ADN grandes y complejos dentro de la familia Poxviridae. Se sabe que cuatro especies de orthopoxvirus causan enfermedades humanas: el virus de la variola (viruela), el virus vaccinia (vacuna contra la viruela), el virus de la viruela bovina y el virus de la viruela del mono. El virus Variola es probablemente el miembro más conocido del género orthopoxvirus (Mandell GL, Bennett JE, Dolin R. Mandell, Douglas y Bennett’s principles and practice of infectious diseases. 7th ed. Philadelphia: Churchill Livingstone/Elsevier; 2010). Como agente causal de la viruela, este virus causó un sufrimiento humano incalculable y la pérdida de vidas hasta su erradicación en 1980 tras la finalización exitosa de una campaña de erradicación mundial (Fenner F. Viruela y su erradicación. Ginebra: Organización Mundial de la Salud; 1988). La viruela ordinaria se presentó con fiebre y síntomas similares a los de la gripe después de un período de incubación de 10 a 14 días. La erupción generalmente siguió dentro de los 2-3 días y se caracterizó por una distribución centrífuga y progresión gradual a través de las etapas macular, papular, vesicular y pustulosa. Las tasas de mortalidad se estimaron hasta un 30 %. Edward Jenner fue la primera persona en reconocer la capacidad de los orthopoxvirus para inducir anticuerpos de reactividad cruzada que protegen contra la infección de otras especies de orthopoxvirus y fue pionero en el uso de la vacunación para prevenir enfermedades. El virus Vaccinia todavía se usa hoy en día como vacuna, así como un tema y herramienta para la investigación biomédica. Las infecciones por vaccinia humana generalmente causan lesiones autolimitadas y localizadas, aunque pueden ocurrir complicaciones graves y potencialmente mortales, particularmente en poblaciones de alto riesgo como individuos inmunocomprometidos y aquellos con dermatitis atópica. Además, las infecciones por vaccinia presentan un riesgo de inoculación inadvertida por virus infecciosos presentes en las lesiones vacunales. La mayoría de las infecciones por vaccinia están relacionadas con la vacunación. Sin embargo, tanto el virus vaccinia como el virus de la viruela bovina también causan infecciones zoonóticas esporádicas. El virus de la viruela bovina se asocia clásicamente con la exposición ocupacional al ganado, aunque otras fuentes incluyen ratas, gatos y elefantes de zoológico y circo. En contraste, solo se sabe que el virus vaccinia ocurre naturalmente en ganado y búfalos en Brasil y regiones selectas de Medio Oriente y el sudeste asiático. El virus de la viruela del mono también se transmite zoonóticamente; se cree que una o más especies de ardillas u otros roedores son el reservorio natural del virus de la viruela del mono. La incidencia de la viruela del mono parece estar aumentando desde el cese de la vacunación sistemática contra la viruela después de la erradicación. La presentación de la viruela del mono es similar a la de la viruela ordinaria, siendo la linfadenopatía las características clínicas distintivas de la viruela del mono. En general, la viruela del mono es menos grave en comparación con la viruela con una tasa de mortalidad estimada de ~ 10 %. Un brote de viruela del mono humano ocurrió en los Estados Unidos en 2003 demostrando la capacidad de propagación de la enfermedad fuera de los límites geográficos previamente observados. La prevención de las infecciones por orthopoxvirus humano se logra en gran medida a través de la vacunación. Hay pocas opciones de tratamiento disponibles para las infecciones por orthopoxvirus después del inicio de los síntomas. La inmunoglobulina Vaccinia (VIG) se ha utilizado con éxito en el tratamiento de ciertos eventos adversos graves de la vacuna contra la viruela. Otros medicamentos con actividad antiviral contra los orthopoxvirus están en desarrollo, pero ninguno está actualmente autorizado para esta indicación. Los orthopoxvirus representan una amenaza para la salud pública en función de su capacidad para causar brotes zoonóticos y su potencial para ser utilizados como arma biológica o agente de bioterrorismo. Estas preocupaciones continúan impulsando la investigación del poxvirus y los esfuerzos para desarrollar planes de preparación y respuesta, vacunas mejoradas, antivirales y otras contramedidas médicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

19 − 8 =