CV. Efectividad de la vacuna COVID-19 contra la variante Ómicron (B.1.1.529)

Compartir

Nick Andrews, et al. DOI: 10.1056/NEJMoa2119451

Recopilado por: Lilia Cruz, Individuo de Número, Sillón XIX. ORCID: 0000-0001-6405-1059. 08/03/2022

Resumen

ANTECEDENTES

Un rápido aumento en los casos de la enfermedad por coronavirus 2019 (Covid-19) debido a la variante Ómicron (B.1.1.529) del coronavirus 2 causante del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) en poblaciones altamente vacunadas ha despertado preocupaciones sobre la efectividad de las vacunas actuales.

MÉTODOS

Utilizamos un diseño de casos y controles con prueba negativa para estimar la eficacia de la vacuna contra la enfermedad sintomática causada por las variantes Ómicron y Delta (B.1.617.2) en Inglaterra. La eficacia de la vacuna se calculó después de la inmunización primaria con dos dosis de la vacuna BNT162b2 (Pfizer–BioNTech), ChAdOx1 nCoV-19 (AstraZeneca) o mRNA-1273 (Moderna) y después de una dosis de refuerzo de BNT162b2, ChAdOx1 nCoV-19 o mRNA- 1273.

RESULTADOS

Entre el 27 de noviembre de 2021 y el 12 de enero de 2022, se identificaron un total de 886 774 personas elegibles infectadas con la variante Ómicron, 204 154 personas elegibles infectadas con la variante Delta y 1 572 621 controles con prueba negativa elegibles. En todos los puntos temporales investigados y para todas las combinaciones de vacunas de ciclo primario y de refuerzo, la eficacia de la vacuna contra la enfermedad sintomática fue mayor para la variante Delta que para la variante Ómicron. No se observó ningún efecto contra la variante Ómicron a las 20 semanas después de dos dosis de ChAdOx1 nCoV-19, mientras que la efectividad de la vacuna después de dos dosis de BNT162b2 fue del 65,5 % (intervalo de confianza [IC] del 95 %, 63,9 a 67,0) a las 2 a 4 semanas, cayendo a 8,8 % (IC del 95 %, 7,0 a 10,5) a las 25 semanas o más. Entre los receptores del curso primario de ChAdOx1 nCoV-19, la efectividad de la vacuna aumentó al 62,4 % (IC del 95 %, 61,8 a 63. 0) a las 2 a 4 semanas después de un refuerzo con BNT162b2 antes de disminuir al 39,6 % (IC del 95 %, 38,0 a 41,1) a las 10 o más semanas. Entre los receptores del ciclo primario de BNT162b2, la eficacia de la vacuna aumentó al 67,2 % (IC del 95 %, 66,5 a 67,8) de 2 a 4 semanas después de un refuerzo con BNT162b2 antes de disminuir al 45,7 % (IC del 95 %, 44,7 a 46,7) a las 10 o más semanas. La eficacia de la vacuna después de un curso primario de ChAdOx1 nCoV-19 aumentó al 70,1 % (IC del 95 %, 69,5 a 70,7) de 2 a 4 semanas después de un refuerzo de mRNA-1273 y disminuyó al 60,9 % (IC del 95 %, 59,7 a 62,1) a las 5 a 9 semanas. Después de un curso primario de BNT162b2, el refuerzo mRNA-1273 aumentó la efectividad de la vacuna al 73,9 % (IC del 95 %, 73,1 a 74,6) a las 2 a 4 semanas; la efectividad de la vacuna cayó al 64,4 % (IC del 95 %, 62,6 a 66,1) a las 5 a 9 semanas. Entre los receptores del ciclo primario de BNT162b2, la eficacia de la vacuna aumentó al 67,2 % (IC del 95 %, 66,5 a 67,8) de 2 a 4 semanas después de un refuerzo de BNT162b2 antes de disminuir al 45,7 % (IC del 95 %, 44,7 a 46,7) a las 10 o más semanas. La eficacia de la vacuna después de un curso primario de ChAdOx1 nCoV-19 aumentó al 70,1 % (IC del 95 %, 69,5 a 70,7) de 2 a 4 semanas después de un refuerzo de mRNA-1273 y disminuyó al 60,9 % (IC del 95 %, 59,7 a 62,1) a las 5 a 9 semanas. Después de un curso primario de BNT162b2, el refuerzo mRNA-1273 aumentó la efectividad de la vacuna al 73,9 % (IC del 95 %, 73,1 a 74,6) a las 2 a 4 semanas; la efectividad de la vacuna cayó al 64,4 % (IC del 95 %, 62,6 a 66,1) a las 5 a 9 semanas. Entre los receptores del ciclo primario de BNT162b2, la eficacia de la vacuna aumentó al 67,2 % (IC del 95 %, 66,5 a 67,8) de 2 a 4 semanas después de un refuerzo de BNT162b2 antes de disminuir al 45,7 % (IC del 95 %, 44,7 a 46,7) a las 10 o más semanas. La eficacia de la vacuna después de un curso primario de ChAdOx1 nCoV-19 aumentó al 70,1 % (IC del 95 %, 69,5 a 70,7) de 2 a 4 semanas después de un refuerzo de mRNA-1273 y disminuyó al 60,9 % (IC del 95 %, 59,7 a 62,1) a las 5 a 9 semanas. Después de un curso primario de BNT162b2, el refuerzo mRNA-1273 aumentó la efectividad de la vacuna al 73,9 % (IC del 95 %, 73,1 a 74,6) a las 2 a 4 semanas; la efectividad de la vacuna cayó al 64,4 % (IC del 95 %, 62,6 a 66,1) a las 5 a 9 semanas. La eficacia de la vacuna después de un curso primario de ChAdOx1 nCoV-19 aumentó al 70,1 % (IC del 95 %, 69,5 a 70,7) de 2 a 4 semanas después de un refuerzo de mRNA-1273 y disminuyó al 60,9 % (IC del 95 %, 59,7 a 62,1) a las 5 a 9 semanas. Después de un curso primario de BNT162b2, el refuerzo mRNA-1273 aumentó la efectividad de la vacuna al 73,9 % (IC del 95 %, 73,1 a 74,6) a las 2 a 4 semanas; la efectividad de la vacuna cayó al 64,4 % (IC del 95 %, 62,6 a 66,1) a las 5 a 9 semanas. La eficacia de la vacuna después de un curso primario de ChAdOx1 nCoV-19 aumentó al 70,1 % (IC del 95 %, 69,5 a 70,7) de 2 a 4 semanas después de un refuerzo de mRNA-1273 y disminuyó al 60,9 % (IC del 95 %, 59,7 a 62,1) a las 5 a 9 semanas. Después de un curso primario de BNT162b2, el refuerzo mRNA-1273 aumentó la efectividad de la vacuna al 73,9 % (IC del 95 %, 73,1 a 74,6) a las 2 a 4 semanas; la efectividad de la vacuna cayó al 64,4 % (IC del 95 %, 62,6 a 66,1) a las 5 a 9 semanas.

CONCLUSIONES

La inmunización primaria con dos dosis de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 o BNT162b2 proporcionó una protección limitada contra la enfermedad sintomática causada por la variante Ómicron. Un refuerzo con BNT162b2 o mRNA-1273 después del curso primario de ChAdOx1 nCoV-19 o BNT162b2 aumentó sustancialmente la protección, pero esa protección disminuyó con el tiempo. (Financiado por la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

siete + dieciocho =