CV. Rusia y China en la Diplomacia de las Vacunas

Compartir

Vaccine diplomacy boosts Russia’s and China’s global standing

Traducido por: Carlos Cabrera Lozada.  Director del postgrado de Medicina Materno Fetal. Universidad Central de Venezuela

En enero, mientras muchos países ricos estaban implementando programas de vacunación contra la COVID-19, otros se estaban quedando atrás. “Hoy es más difícil conseguir las vacunas que las armas nucleares”, se quejó Aleksandar Vucic, presidente de Serbia. El señor Vucic comparó la situación con el hundimiento del Titanic, donde todos querían un bote salvavidas solo para ellos. Serbia ahora se ha adelantado a muchos de sus vecinos europeos en la carrera de la vacunación, principalmente porque obtuvo un acceso más fácil a las vacunas chinas y rusas y firmó acuerdos para producirlas. Pero muchos países todavía están luchando por poner sus manos en ellas. Esto es especialmente cierto en las partes pobres del mundo. Según un recuento reciente de Agence France-Presse, una agencia de noticias, de las más de mil millones de dosis de vacunas que se han administrado en todo el mundo, solo el 0,2% se ha destinado a personas de países de bajos ingresos.

Muchos han acudido a China y Rusia en busca de ayuda. Un informe publicado el 28 de abril por Economist Intelligence Unit (EIU), una empresa hermana de The Economist , muestra cómo los dos países están llenando un «vacío de vacunas» al ayudar a las economías pobres a asegurar las dosis. Han enviado millones a países en desarrollo atrapados al final de la cola mundial. Tal diplomacia de vacunas está diseñada para reforzar la posición global de los dos países, mejorar las relaciones bilaterales y ganar influencia estratégica. La EIU estima que el gobierno ruso tiene la intención de enviar a alrededor de 70 países, principalmente en Asia, Europa del Este y América Latina. Para el 22 de abril, China había distribuido o planeado exportar vacunas a alrededor de 90 países (ver mapa). En comparación, el mundo rico, en particular Estados Unidos y la UE, están proporcionando poco, y COVAX, una iniciativa mundial de intercambio de vacunas, se ve obstaculizada por las recientes restricciones de la India a las exportaciones de vacunas.

¿Qué hay para China y Rusia?

Rusia y China están jugando un largo juego con la diplomacia de las vacunas. Su intención no es solo ganar elogios por satisfacer una necesidad a corto plazo, sino cimentar su influencia a largo plazo. Los países están estableciendo instalaciones de vacunas en todo el mundo y capacitando a trabajadores locales de países emergentes, apostando a que tal estrategia impulsará su presencia sobre el terreno en las próximas décadas.

Al hacerlo, Rusia y China están ganando influencia a bajo precio mientras cumplen los objetivos comerciales. En la mayoría de los casos, no están donando vacunas, sino vendiéndolas; en el caso de China, las empresas estatales están compitiendo con los privados por el suministro.

La asistencia en forma de vacunas a menudo vendrá acompañada de condiciones económicas o políticas. Por ejemplo, Rusia inició conversaciones con Bolivia sobre el acceso a las minas que producen minerales de tierras raras y proyectos nucleares poco después de entregar un envío de su vacuna Sputnik V. Las vacunas también pueden resultar ser una recompensa para los países que han demostrado ser socios fiables en el pasado. Por ejemplo, China puede buscar recompensar a Camboya y Laos con vacunas por su apoyo en disputas territoriales en el Mar de China Meridional. Mientras tanto, Pakistán puede recibir disparos a cambio de la aprobación de proyectos, vinculado a la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China (BRI).

Rusia y China esperan que los estados receptores se muestren agradecidos y les resulte difícil decir que no, si lo piden por un favor. De cara al futuro, tanto China como Rusia esperarán que los países receptores los respalden en Naciones Unidas, facilitar el acceso a los recursos naturales, acelerar la aprobación de proyectos de inversión comercial, o estar más abierto a la compra de equipos de defensa o tecnología 5G. Esa vacuna contra el coronavirus podría convertirse en una ocurrencia anual para al menos algunos grupos de edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 2 =