CV. Por qué Estados Unidos atraviesa por una crisis de recopilación de datos sobre el coronavirus. Nature, 25/08/2020

La intromisión política, la desorganización y años de negligencia en la gestión de datos de salud pública significan que el país está volando a ciegas.

Estados Unidos no hace el despistaje de contactos para COVID-19 en la misma medida que Corea del Sur, pero su vigilancia de enfermedades también fluye desde los departamentos de salud locales al nivel federal. Durante años, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., usaron este sistema para seguir la propagación de brotes, como un aumento actual de infecciones por la bacteria Salmonella, y rastrearlos hasta sus fuentes. Sin embargo, el sistema de vigilancia ha tenido problemas en varios niveles durante la pandemia. El resultado es que faltan muchos datos, como información sobre dónde estuvieron expuestas las personas al coronavirus. Y los datos que existen se hacen públicos lentamente.

Los CDC y cuatro departamentos de salud de EE. UU., se negaron a convesar con Nature sobre cómo están administrando los datos de COVID-19. Sin embargo, ex-empleados científicos e investigadores que colaboran con ellos ofrecieron sugerencias sobre por qué los datos están rezagados y faltos en los Estados Unidos.
Mayor escrutinio. Algunos especulan que debido a que la pandemia tiene una carga política, los datos que describen la situación están muy vigilados por funcionarios de la administración del presidente Donald Trump. Los investigadores dicen que las investigaciones publicadas en la revista Morbidity and Mortality Weekly Reports de los CDC han sido exhaustivas, pero se publican en línea mucho después de que puedan influir en los resultados. Por ejemplo, el 31 de julio, el CDC informó que 260 miembros del personal y niños en un campamento nocturno en Georgia, fueron infectados más de un mes antes. Samuel Groseclose, un especialista en salud pública que se retiró de los CDC en 2018, sugiere que los informes están siendo objeto de una revisión inusual dentro de la agencia, y quizás de su agencia matriz, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. (HHS).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + ocho =