El año 2022 inicia entre retos de consolidación de la lucha contra la pandemia y la llegada de la guerra por la absurda invasión a un país soberano. Al parecer ya nada será igual

Compartir

Enrique Santiago López-Loyo. Editor en Jefe de la Gaceta Médica de Caracas, Presidente de la Academia Nacional de Medicina de Venezuela, Individuo de Número Sillón XXXI. ORCID: 0000-0002-3455-5894

Presentamos el primer número de la Gaceta Médica de Caracas en su Volumen 130, justo en el mes en que se cumple otro año de la declaración del estado de pandemia por la irrupción de la infección por el SARS-CoV-2, denominada como la COVID-9. En el caso de Venezuela la comunidad científica mantiene dudas sobre la verdadera caracterización de la pandemia, lo cual es corroborado, entre otras investigaciones, por los informes de la Universidad Johns Hopkins donde establece que estamos entre los países en los cuales en número de casos y muertes no se corresponden con las cifras reales, debido a la baja disponibilidad de pruebas diagnósticas y el registro incorrecto de las muertes atribuibles al COVID-19. Describen en su análisis estadístico que el pico mayor de muertes por millón de habitantes se registró de acuerdo con las cifras oficiales el día 26 de abril del año 2021, con un índice de 0,70. Esto contrasta con las cifras que presenta por ejemplo Colombia, con un índice de 13,22 para su mayor pico del 27 de junio del mismo año.

En el último año se ha consolidado la estrategia de vacunación en todo el mundo y a medida que progresa la cantidad de personas vacunadas, se genera una curva inversa de disminución progresiva del número de casos, al iniciar este trimestre han sido administradas 10,8 billones de dosis totales en el mundo, con 4,39 billones de personas totalmente vacunadas. Para Venezuela estas investigaciones internacionales establecen que se han administrado 37,9 millones de dosis, con 14,3 millones de personas totalmente vacunadas, para una cobertura completa de vacunación anti-COVID-19 que alcanza al 56,2 % de la población y con al menos una dosis de 63,7 %, de ellas se determinó para el mismo inicio del primer trimestre de 2022 que al 18,1 % de la población se le había aplicado el refuerzo. Un dato curioso es que el mismo estudio determina que Colombia muestra también 56,2 % de su población totalmente vacunada, con cumplimiento del refuerzo en el 18,1 %, idéntico a los registros de Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × uno =