El asombroso número de muertes causadas por bacterias resistentes a los medicamentos

Compartir

Tosin Thomson, Medicina: La resistencia bacteriana a los medicamentos causó más de un millón de muertes en 2019 | Actualidad | Investigación y Ciencia (investigacionyciencia.es)

Recopilado por Carlos Cabrera Lozada. Miembro Correspondiente Nacional, ANM puesto 16. ORCID: 0000-0002-3133-5183. 13/02/2022

Las infecciones causadas por bacterias resistentes a los antibióticos se encuentran entre las principales causas de muerte en personas de todas las edades, según el estudio mundial más completo sobre la resistencia a los antimicrobianos hasta el momento.

 El análisis, publicado en The Lancet, el 19 de enero, calcula que en 2019 murieron 4,95 millones de personas a causa de enfermedades en las que interviene la resistencia bacteriana a los antimicrobianos. De esas, 1,27 millones de muertes fueron el resultado directo de la resistencia a los antimicrobianos, lo que significa que las infecciones resistentes a los medicamentos mataron a más personas que el sida (864.000 muertes) o la malaria (643.000 muertes). 

«La resistencia a los antimicrobianos es verdaderamente un problema global que requiere una acción urgente por parte de los formuladores de políticas y la comunidad de la salud para evitar muertes prevenibles», dice Mohsen Naghavi, científico de métricas de salud de la Universidad de Washington, en Seattle, que formó parte del equipo de investigación. 

La proporción de bacterias resistentes a los antibióticos va en aumento. «En un mundo donde el uso de antibióticos se ha vuelto tan común, las bacterias resistentes superan a las que son eliminadas por los productos farmacéuticos», dice Naghavi. Una revisión de 2016 sobre la resistencia a los antimicrobianos proyecta que para 2050 hasta diez millones de personas podrían morir cada año como resultado de la resistencia a los antimicrobianos. Si la situación no se controla, «las infecciones que antes eran curables con unos pocos días de antibióticos podrían volverse incurables», advierte Naghavi. 

Aunque hay muchos estudios sobre los efectos de la resistencia a los antimicrobianos, pocos han tratado de calcular su impacto global. Naghavi y sus colegas utilizaron datos del Estudio de la Carga Global de Enfermedades, Lesiones y Factores de Riesgo (GBD, por sus siglas en inglés) de 2019, una encuesta de 369 enfermedades y lesiones entre personas de todas las edades en 204 países y territorios, para calcular la cantidad de personas que murieron por infecciones a nivel mundial, junto con los patógenos responsables y otros factores. Luego, el equipo usó todos los datos disponibles sobre la resistencia a los antimicrobianos para calcular la prevalencia de la resistencia a los antimicrobianos bacteriana en varios lugares y el impacto que tuvo la resistencia en la mortalidad.

El equipo encontró que, en 2019, 1,27 millones de muertes fueron causadas directamente por resistencia a los antimicrobianos bacteriana, y más del doble de ese número se asoció con ella. Los tres sitios más comunes de infecciones bacterianas por resistencia a los antimicrobianos fueron el tórax, el torrente sanguíneo y el abdomen; las infecciones en estas partes del cuerpo representaron el 78,8 % de las muertes por resistencia a los antimicrobianos directamente atribuibles. Seis de los patógenos bacterianos más mortales fueron responsables de casi las tres cuartas partes de todas las muertes atribuidas a la resistencia. La Escherichia coli resistente a los antibióticos causó la muerte de unas 200.000 personas en 2019. 

Enfoque personalizado

Las cifras muestran que los países de bajos ingresos experimentan las tasas más altas de muertes relacionadas con la resistencia a los antimicrobianos. Entre las 21 regiones geográficas de GBD, el África subsahariana occidental tuvo la tasa más alta de muertes directamente atribuibles a la resistencia a los antimicrobianos, con 27,3 por cada 100.000 personas. Australasia tuvo el más bajo, con 6,5 muertes por cada 100.000 habitantes. Tanto la prevalencia de la resistencia como el número de infecciones con bacterias resistentes son mayores en las regiones de bajos ingresos que en los países más ricos. Las razones de esto incluyen saneamiento e higiene deficientes, instalaciones insuficientes para realizar pruebas para informar el tratamiento y la falta de acceso a los antibióticos y vacunas más nuevas. «Las estimaciones regionales son útiles para la planificación de políticas específicas para los desafíos que enfrenta cada región», dice Naghavi. «Es poco probable que los enfoques de talla única sean apropiados.» 

David Weiss, que estudia la resistencia a los antibióticos en la Universidad de Emory en Atlanta, Georgia, dice que este estudio es una «llamada de atención», pero señala que los datos sobre la resistencia a los antimicrobianos en muchos países de ingresos bajos y medianos son escasos. «Esto destaca la necesidad de expandir en gran medida la capacidad de los laboratorios en estas regiones para que podamos comprender con mayor precisión el tamaño y la naturaleza de este monstruo contra el que estamos luchando», dice Weiss. «Se necesitan aumentos inmediatos y transformadores en la atención y la inversión. No podemos esperar ni un minuto más.»

Referencia: «Global burden of bacterial antimicrobial resistance in 2019: A systematic analysis»; C. L. J.  Murray et al. en The Lancet, 19 de enero de 2022.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce + 7 =