DI. Posición del Consejo de la Facultad de Medicina ante la visita inesperada de Nicolás Maduro y varios Miembros de su Gabinete

Compartir

Las autoridades de la Facultad de Medicina de la UCV expresan al país, que el pasado jueves 21 de octubre de 2021, los medios de comunicación se hicieron eco de la visita nocturna de Nicolás Maduro y varios voceros de su gabinete, en la cual recorrió salones y ambientes de nuestra universidad, irrespetando las más elementales normas de cortesía interinstitucional y a sus autoridades legalmente electas por voto institucional, además hizo comentarios denigrantes hacia nuestra máxima casa de estudios, haciendo ver que la responsabilidad del deterioro y falta de mantenimiento de los edificios e infraestructurad e la Ciudad Universitaria es de la Institución y no de su gobierno.

Solo es necesario revisar las variaciones y las brechas cada vez más grandes, entre los presupuestos asignados por el Ejecutivo y los solicitados por la UCV: en los últimos 10 años (2011 – 2020), en promedio la UCV ha recibido el 38% de lo solicitado, y por otra parte, la asignación de gastos de los presupuestos de funcionamiento que por ley de infraestructura corresponden, únicamente fue asignado en promedio el 1% de lo correspondiente. Esta situación, comprueba la sistemática asfixia presupuestaria a la que ha sido sometida la universidad en las últimas dos décadas, explicando la situación de deterioro en que se encuentra nuestra casa de estudios.

En el año 2000, la UCV fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad y el estado venezolano junto con las autoridades universitarias debían velar por su preservación y mantenimiento, sin embargo, la deficiencia de presupuesto Ley imposibilitó este deber, donde el gobierno nacional tenía y tiene gran responsabilidad. El proceso de remodelación que se ha emprendido en los últimos tiempos, es el trabajo rutinario que debe realizar un gobierno como parte de su responsabilidad ante la Universidad, por su importancia para la sociedad, la cultura, la democracia y el pensamiento libre.

Por otra parte y no menos grave, la Ley de Universidades vigente consagra la autonomía, es decir, la capacidad de la Universidad para crear sus propias normativas de funcionamiento y nombrar sus autoridades y solo menciona al Rector, el Vicerrector Académico, el Vicerrector Administrativo y el Secretario, como sus autoridades, por tanto, es innecesario e ilegal el nombramiento de un cargo que ni siquiera existe, el de Protector, con funciones que le son propias a varias instancias que están previstas en el organigrama de la Institución y que con el presupuesto adecuado, podrían cumplir, como en el pasado, con los fines para los cuales fueron establecidas. Esta figura impuesta generaría desviación de los pocos recursos asignados a la UCV.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + 8 =