BM. Volumen 9, No. 100, Abril 2017

Compartir

Sección I – Editorial
Rafael Muci-Mendoza 2017-9-100-I-114

Elogio de los aneurismas intracraneales: Un sobre-bomba con nombre propio…
No está previsto en nuestras mentes que un hijo fallezca antes que sus padres. La muerte de un hijo es una experiencia muy dolorosa y devastadora. Un querido familiar muy cercano sufrió semejante tragedia. Uno de sus hijos varones de 46 años, agradable, risueño y amoroso, químico exitoso radicó su domicilio en San Francisco de California, estaba diseñando una nueva droga para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca… Aficionado al velerismo, tenía una embarcación y salía a bogaren la hermosa Bahía de SF cada domingo. El viernes anterior le comentó a un compañero de regatas que no se sentía bien. Las características de ese malestar no pudieron ser definidas. Aquel le llamó varias veces el fin de semana pero no obtuvo respuesta. Suponiendo que algo malo le había ocurrido pues vivía solo, pudo asomarse por una ventana y le vio tirado en el suelo. Los bomberos violentaron la entrada y le encontraron en un profundo coma…En el hospital determinaron que había tenido un sangrado subaracnoideo por rotura de un aneurisma de la arteria comunicante anterior derecha. Aunque lo embolizaron, ya el mal estaba hecho…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 3 =