CV. La deficiencia de interferón puede provocar COVID grave. Nature, 02/11/2020

Comprender qué contribuye al desarrollo de COVID-19 grave sería de gran beneficio clínico. El análisis de las personas en las que esto ocurrió señala un papel clave para la vía de señalización mediada por las proteínas de interferón tipo I.

La familia de IFN-I incluye IFN-α, IFN-β e IFN-ω. Estas moléculas proporcionan defensas inmunitarias innatas: montan una respuesta antiviral rápida inicial. Las proteínas IFN-I son un tipo de molécula de señalización inmunitaria llamada citocina; se inducen cuando una célula detecta ARN viral a través de sensores, como las proteínas TLR3, TLR7 y TLR8 que se encuentran en orgánulos celulares llamados endosomas. Las moléculas de IFN-I luego se unen al receptor IFNAR de la superficie celular (compuesto por las proteínas IFNAR1 e IFNAR2), lo que da como resultado la transcripción de cientos de genes5 que bloquean la replicación y propagación del virus. Zhang y col. examinó si las personas que tenían neumonía por COVID-19 potencialmente mortal albergaban mutaciones en genes que anteriormente se habían asociado con casos graves de infecciones virales como la influenza. Estos genes pertenecen a las vías de señalización de TLR3 e IFN-I. Los autores buscaron mutaciones en 13 genes de interés. Descubrieron que el 3,5% de los individuos (23 de las 659 personas analizadas) tenían mutaciones en 8 de estos genes, lo que hacía que los productos génicos fueran incapaces de producir o responder al IFN-I (Fig. 1).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 4 =