CV. La inhibición de JAK [proteína quinasa jano] reduce la infectividad hepática del SARS-CoV-2 y modula las respuestas inflamatorias para reducir la morbilidad y la mortalidad. Science Advances, 13/11/2020

Mediante el uso de inteligencia artificial, IA, identificamos que el baricitinib posee eficacia antiviral y anticitocina. Ahora mostramos un beneficio de mortalidad del 71% (IC del 95%: 0,15-0,58) en 83 pacientes con neumonía por SARS-CoV-2 de moderada a grave con pocos eventos adversos inducidos por fármacos, incluida una gran cohorte de ancianos (mediana de edad 81 años). Otros 48 casos de neumonía leve a moderada se recuperaron sin problemas. Usando cultivos organotípicos en 3D de células primarias de hígado humano, demostramos que el interferón-alfa-2 (IFNα2) aumenta significativamente la expresión de ACE2 y la infectividad del SARS-CoV-2 en células parenquimatosas en> 5 veces. RNA-Seq revela firmas de respuesta genética asociadas con la activación plaquetaria, totalmente inhibida por baricitinib. Usando cuantificaciones de carga viral y microscopía de superresolución, baricitinib ejerce actividad rápidamente a través de la inhibición de proteínas del huésped (quinasas asociadas adormecidas), únicamente entre los antivirales. Esto revela las acciones mecánicas de un inhibidor de la quinasa 1/2 de Janus que se dirige a la entrada viral, la replicación y la tormenta de citocinas, y se asocia con resultados beneficiosos, incluso en pacientes ancianos gravemente enfermos, datos que incentivan más ensayos controlados aleatorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cuatro =