CV. Posicionamiento sobre la seguridad cardiovascular de las vacunas contra la COVID-19 – 2022

Compartir

Moreira, H. G., et alArchivos Brasileños de Cardiología118(4), 789–796. https://doi.org/10.36660/abc.20220179

Recopilado por Carlos Cabrera Lozada. Miembro Correspondiente Nacional, ANM puesto 16 . ORCID: 0000-0002-3133-5183. 11/05/2022

Introducción

El Comité Científico de la Sociedad Brasileña de Cardiología, por determinación de su Consejo de Administración, se reunió en un grupo de trabajo para monitorear y organizar continua y sistemáticamente la evidencia científica sobre la seguridad cardiovascular de las vacunas contra COVID-19. El objetivo de este grupo de trabajo es reproducir datos científicamente sólidos, sintetizar la evidencia en el momento disponible y ofrecer recomendaciones al cardiólogo brasileño en forma de posiciones de BCS.

Las vacunas para prevenir la infección por SARS-CoV-2 se consideran el enfoque más efectivo para controlar la pandemia por el virus. A pesar de los cortos tiempos de desarrollo de VACUNAS contra COVID-19, cada vacuna aprobada ha pasado por todas las fases preclínicas y clínicas (fases I a III) de investigación científica.

Los mismos rigurosos criterios de seguridad a los que se sometieron estos estudios permanecen activos y vigilantes en la llamada «fase IV», o seguimiento posterior a la comercialización. Esta fase es fundamental para evaluar la ocurrencia de eventos adversos raros que tienen una relación causal con las vacunas, ya que solo son evidentes con la aplicación en un gran número de individuos.

Al igual que en otras vacunas, se observaron eventos adversos durante esta fase de monitoreo de los programas de inmunización de la población contra covid-19, algunos relacionados con la participación del sistema circulatorio. Se revisan las evidencias de dos de estos efectos adversos de interés en la salud cardiovascular: trombosis con trombocitopenia y miocarditis inducida por vacunación.

Conclusiones

Las vacunas contra la COVID-19 son seguras y sus beneficios superan con creces los riesgos de efectos adversos relacionados. Los principales efectos adversos cardiovasculares asociados a estas vacunas son la VITT y la miocarditis. Mientras que el primero se asocia con vacunas que utilizan el vector de adenovirus, el segundo se observa entre las vacunas con tecnología MRNA.

La miocarditis asociada a la vacuna sigue siendo un evento adverso poco frecuente, aunque la incidencia entre los adolescentes varones puede llegar hasta los 107 casos por millón de dosis, y supera la incidencia de miocarditis asociada a la COVID-19 en la misma porción de la población.

Sin embargo, como el curso clínico de la miocarditis asociada a la vacuna es generalmente leve y autolimitado, incluso entre los adolescentes varones, todo el efecto protector de la vacunación contra la COVID-19, particularmente en la prevención de la COVID-19 grave, la hospitalización, el MIS-C y la muerte, supera claramente el riesgo de miocarditis inducida.

En el grupo de edad pediátrica, los beneficios van más allá de los directamente relacionados con la propia salud del paciente, reduciendo también la transmisión de COVID-19 en este grupo de edad e, indirectamente, para las personas mayores. La vacunación reduce la necesidad de medidas de mitigación en las escuelas, minimizando las interrupciones en la educación de los niños y manteniendo su bienestar general, salud y seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 1 =