CV. Declaración TAG-VE sobre los sublinajes Ómicron BQ.1 y XBB

Compartir

Declaración TAG-VE sobre los sublinajes Omicron BQ.1 y XBB (who.int)

Recopilado por Carlos Cabrera Lozada. Miembro Correspondiente Nacional, ANM puesto 16. ORCID: 0000-0002-3133-5183. 29/10/2022

Como parte de su labor en curso para rastrear variantes, el Grupo Asesor Técnico de la OMS sobre la Evolución del Virus SARS-CoV-2 (TAG-VE) se reunió el 24 de octubre de 2022 para debatir las últimas pruebas sobre la variante Omicron preocupante y cómo se está desarrollando actualmente su evolución, a la luz de los altos niveles de inmunidad de la población en muchos entornos y las diferencias de los países en el panorama inmunológico. En particular, se discutieron las implicaciones para la salud pública del aumento de algunas variantes de Omicron, específicamente XBB y sus sublinajes (indicados como XBB*), así como BQ.1 y sus sublinajes (indicados como BQ.1*).

Sobre la base de la evidencia actualmente disponible, el TAG-VE no considera que el fenotipo general de XBB* y BQ.1* difiera lo suficiente entre sí, o de otros linajes de Omicron con mutaciones de escape inmune adicionales, en términos de la respuesta de salud pública necesaria, para justificar la designación de nuevas variantes de preocupación y la asignación de una nueva etiqueta.

Los dos sublinajes siguen siendo parte de Omicron, que sigue siendo una variante preocupante.

Esta decisión será reevaluada regularmente. Si se produce algún avance significativo que justifique un cambio en la estrategia de salud pública, la OMS alertará sin demora a los Estados Miembros y al público.

XBB*

XBB* es un recombinante de los sublinajes BA.2.10.1 y BA.2.75. A partir de la semana epidemiológica 40 (3 al 9 de octubre), de las secuencias enviadas a GISAID, XBB* tiene una prevalencia global del 1,3% y se ha detectado en 35 países. El TAG-VE discutió los datos disponibles sobre la ventaja de crecimiento de este sublinaje, y algunas pruebas tempranas sobre la gravedad clínica y el riesgo de reinfección de Singapur e India, así como aportes de otros países. Ha habido un amplio aumento en la prevalencia de XBB* en la vigilancia genómica regional, pero aún no se ha asociado consistentemente con un aumento de nuevas infecciones. Si bien se necesitan más estudios, los datos actuales no sugieren que haya diferencias sustanciales en la gravedad de la enfermedad para las infecciones por XBB*. Sin embargo, hay evidencia temprana que apunta a un mayor riesgo de reinfección, en comparación con otros sublinajes de Omicron circulantes. Los casos de reinfección se limitaron principalmente a aquellos con infección inicial en el período pre-Omicron. A partir de ahora, no hay datos que apoyen el escape de las respuestas inmunes recientes inducidas por otros linajes de Omicron. Si el aumento del escape inmune de XBB* es suficiente para impulsar nuevas olas de infección parece depender del panorama inmunológico regional afectado por el tamaño y el momento de las ondas Omicron anteriores, así como la cobertura de vacunación COVID-19.

BQ.1*

BQ.1* es un sublinaje de BA.5, que porta mutaciones de pico en algunos sitios antigénicos clave, incluidos K444T y N460K. Además de estas mutaciones, el sublinaje BQ.1.1 lleva una mutación de pico adicional en un sitio antigénico clave (es decir, R346T). A partir de la semana epidemiológica 40 (3 al 9 de octubre), de las secuencias enviadas a GISAID, BQ.1* tiene una prevalencia del 6% y se ha detectado en 65 países. Si bien no hay datos sobre la gravedad o el escape inmune de los estudios en humanos, BQ.1 * muestra una ventaja de crecimiento significativa sobre otros sublinajes circulantes de Omicron en muchos entornos, incluidos Europa y los Estados Unidos, y por lo tanto justifica una estrecha vigilancia. Es probable que estas mutaciones adicionales hayan conferido una ventaja de escape inmune sobre otros sublinajes de Omicron circulantes y, por lo tanto, un mayor riesgo de reinfección es una posibilidad que necesita más investigación. En este momento no hay datos epidemiológicos que sugieran un aumento en la gravedad de la enfermedad. El impacto de los cambios inmunológicos observados en el escape de la vacuna aún no se ha establecido. Sobre la base de los conocimientos actualmente disponibles, la protección de las vacunas (tanto el índice como las vacunas bivalentes recientemente introducidas) contra la infección puede reducirse, pero no se prevé un impacto importante en la protección contra la enfermedad grave.

Resumen general

La variante de Omicron preocupante sigue siendo la variante dominante que circula a nivel mundial, lo que representa casi todas las secuencias notificadas a GISAID[1]. Si bien estamos observando una vasta diversidad genética de sublinajes de Omicron, actualmente muestran resultados clínicos similares, pero con diferencias en el potencial de escape inmune.

El impacto potencial de estas variantes está fuertemente influenciado por el panorama inmune regional. Si bien las reinfecciones se han convertido en una proporción cada vez mayor de todas las infecciones, esto se observa principalmente en el fondo de las infecciones primarias no omicronas. Con la disminución de la respuesta inmune de las oleadas iniciales de infección por Omicron y una mayor evolución de las variantes de Omicron, es probable que las reinfecciones aumenten aún más.

La función del TAG-VE es alertar a la OMS si está surgiendo una variante con un fenotipo sustancialmente diferente (por ejemplo, una variante que puede causar una enfermedad más grave o provocar grandes olas epidémicas que causen una mayor carga para el sistema de salud) y que pueda representar una amenaza significativa. Sobre la base de las pruebas actualmente disponibles, el TAG-VE no considera que el fenotipo general de XBB* y BQ.1* difiera lo suficiente entre sí, o de otros sublinajes de Omicron con mutaciones de escape inmune adicionales, en términos de la respuesta de salud pública necesaria, para justificar la designación de una nueva variante preocupante y la asignación de una nueva etiqueta, Pero la situación será reevaluada regularmente. Observamos que estos dos sublinajes siguen siendo parte de Omicron, que es una variante preocupante con un potencial de avance de reinfección y vacunación muy alto, y los aumentos repentinos en nuevas infecciones deben manejarse en consecuencia.

Si bien hasta ahora no hay evidencia epidemiológica de que estos sublinajes tengan un riesgo sustancialmente mayor en comparación con otros sublinajes de Omicron, observamos que esta evaluación se basa en datos de naciones centinela y puede no ser completamente generalizable a otros entornos. Se necesitan urgentemente esfuerzos de laboratorio amplios y sistemáticos para hacer tales determinaciones rápidamente y con una interpretabilidad global.

La OMS seguirá vigilando de cerca los linajes XBB* y BQ.1* como parte de Omicron y pide a los países que sigan vigilantes, vigilen y notifiquen las secuencias, así como que realicen análisis independientes y comparativos de los diferentes sublinajes de Omicron.

El TAG-VE se reúne regularmente y continúa evaluando los datos disponibles sobre la transmisibilidad, la gravedad clínica y el potencial de escape inmune de las variantes, incluido el impacto potencial en el diagnóstico, la terapéutica y la efectividad de las vacunas para prevenir infecciones y / o enfermedades graves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

once − 7 =