DI. Boletín 3. ACADEMIA NACIONAL DE MEDICINA (ANM). VACUNACIÓN CONTRA LA COVID-19. 10/02/2021

Compartir

La implementación del plan nacional de vacunación constituye un reto para la salud publica en nuestro país. Al mismo tiempo que se trabaja en la obtención de un abanico de vacunas para Venezuela, se debe elaborar una estrategia coordinada de vacunación segura y efectiva basada en principios de equidad y evidencia científica, que sea aceptada por toda la población e involucre a todos los sectores del país, incluyendo a las agencias humanitarias que operan localmente.

El objetivo de un programa de vacunación es la protección de la población en general con énfasis en los individuos más vulnerables. A fin de interrumpir la transmisión del virus en la población venezolana se debe inmunizar a un mínimo del 70% de la población mayor de 16 años (~ 21 millones de personas es población elegible de acuerdo con estimados de las Naciones Unidas). Esto implica contar con 30 millones de dosis (2 dosis/persona) para todo el proceso. Debido a la limitada disponibilidad y alta demanda mundial por las vacunas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado establecer un orden de prioridad siguiendo criterios epidemiológicos. En una primera etapa, se debe reducir la mortalidad e incidencia de casos graves por COVID-19, priorizando al personal de salud, personas de más de 60 años, y personas con comorbilidades (~ 3 ½ millones de personas). Finalmente, para reducir el contagio y controlar la epidemia, se debe comenzar a vacunar gradualmente al resto de la población mayor de 16 años. Se debe esperar los resultados de pruebas que se están llevando a cabo en niños menores de 16 años para comenzar a vacunar a esa importante población.

La implementación del plan enfrenta limitaciones de logística, distribución y operatividad, incluyendo la preparación de recursos humanos, así como también el monitoreo y supervisión de las coberturas y seguimiento de las personas vacunadas. Ante la complejidad de este proceso, la estrategia de vacunación ylos criterios de priorización adoptados deben ser claramente comunicados a la población, para evitar desinformación, poca adherencia, y falsas expectativas. La Academia Nacional de Medicina ofrece su experiencia y conocimientos para colaborar con la formulación de estrategias de vacunación como parte de un plan nacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 19 =