Deja un comentario / Divulgación / Por

Compartir

Van T. Tong, et al. https://doi.org/10.1089/jwh.2022.0419

Recopilado por Carlos Cabrera Lozada. Miembro Correspondiente Nacional, ANM puesto 16. ORCID: 0000-0002-3133-5183. 20/12/2022

Resumen

Las emergencias de salud pública, desde el Zika hasta la COVID-19, han subrayado la importancia de abordar las necesidades de las personas embarazadas y sus bebés. Los acontecimientos recientes han subrayado el papel fundamental de la vigilancia longitudinal ligada a la madre y el lactante para caracterizar y evaluar los impactos de las amenazas emergentes, reemergentes y persistentes, incluidas las enfermedades infecciosas, en estas poblaciones. En colaboración con los departamentos de salud estatales, locales y territoriales, el Centro Nacional de Defectos Congénitos y Discapacidades del Desarrollo de los CDC activó la Red de Vigilancia de Amenazas Emergentes para Madres y Bebés (SET-NET, por sus siglas en inglés) para capturar información sobre las personas embarazadas con infección confirmada por laboratorio con SARS-CoV-2 (el virus que causa el COVID-19) y sus bebés. Los datos de SET-NET fueron críticos para reconocer los graves riesgos de COVID-19 durante el embarazo, lo que finalmente informó las decisiones clínicas y la política de salud pública, específicamente la priorización de vacunas a nivel local, estatal y nacional. Este comentario describe la activación de SET-NET para monitorear COVID-19 en el embarazo y destaca las experiencias de los departamentos de salud. Proporcionamos ejemplos de cómo los hallazgos de SET-NET informaron los esfuerzos de prevención de COVID-19 y la política de salud pública. Por último, identificamos oportunidades para mejorar y avanzar en los esfuerzos de vigilancia para proteger la salud de las personas embarazadas y sus bebés en los Estados Unidos de las amenazas actuales y futuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − quince =