CV. La investigación científica sobre el coronavirus se está lanzando en un torrente ¿Cambiará eso cómo se publica la ciencia? (Artículo de The Economist)

Con médicos, políticos y primeros ministros que necesitan la ciencia más reciente para tomar decisiones inmediatas de vida o muerte, la velocidad se ha vuelto primordial. Las revistas han respondido a fuertes aumentos en las presentaciones trabajando horas extras. Al hacerlo, han reducido sus procesos normales a días o semanas.

La velocidad es buena durante una emergencia de salud pública. El genoma del SARS-CoV-2 fue publicado por científicos chinos en un repositorio público de datos del genoma, una bestia similar a un servidor de preimpresión, pocos días después de que se aisló el virus. Esto permitió la creación rápida de pruebas para detectar infecciones en personas con síntomas sospechosos. Y la seriedad con la que muchas partes del mundo trataron el nuevo virus se vio favorecida por los primeros informes que sugerían que las tasas de mortalidad de los casos que observaron eran mucho más altas que las observadas en la influenza.

Este aumento de la velocidad muestra que los científicos han aprendido de sus respuestas lentas a brotes anteriores. En un análisis de la investigación realizada durante y después del brote de Ébola de 2014-16 y el brote de Zika de 2015-16, Marc Lipsitch, un epidemiólogo en Harvard que ahora trabaja en covid-19, observó cuán lentas fueron esas respuestas. Descubrió que, donde había preimpresiones disponibles, aparecían alrededor de 100 días antes de los artículos de revistas que finalmente se publicaron en el mismo trabajo. Desafortunadamente, menos del 5% de todos los artículos de revistas publicados sobre los dos brotes habían sido preimpresos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 2 =