LD. Paradojas Médicas. Contradicciones de la medicina actual. Francisco Kerdel-Vegas.

Compartir

Prólogo del Dr. Rafael Muci-Mendoza

En el ambiente desaforado de la medicina del último siglo y lo que va del presente, tomo como deber honroso y de deliciosa obligación, servir de heraldo al libro del académico y amigo, doctor Francisco Kerdel-Vegas, intitulado “Paradojas Médicas”, empresa que acojo con una dosis de considerable gratitud.

Desde hace algunos años de mi primer contacto con las 97 “Paradojas” que forman el libro, ellas se constituyeron para mí, en muchos aspectos, en un “punto de partida”, estimulante y entretenido, sobre diversos aspectos de la medicina sobre los cuales no había tenido tiempo ni lugar para reflexión. Así, el salto de un tema a otro, aunque con aparentes soluciones de continuidad, constituyen eslabones entrelazados que revelan una perplejidad curiosa sobre aspectos de la fibra íntima de la medicina. No dejan de haber “Paradojas” donde el autor exhibe cierta dosis de humor y picardía, lo que las hace más paladeables al lector quien siempre tendrá mucho para meditar, aprender y admirar.

Para bien de sus colegas, de los pacientes y del público general, Kerdel-Vegas se decide a publicar los jugosos frutos de sus lecturas y experiencias en un área poco trajinada de la medicina, donde se contraponen paradojas, conceptos a veces no reconciliables, otras veces aproximables, en fin, por méritos propios dignos de atenta reflexión. Uno de los propósitos principales que ofrece el autor parece cifrarse en convencernos de que todos los temas que se tratan en este libro no constituyen, después de todo, más que un solo tema. Representan múltiples y diferentes caminos que llevan a un centro común, y que, a mi parecer, corresponde a la moderna cultura filosófica médica el encontrar ese centro. Los problemas fundamentales de la medicina siempre han revestido un interés humano general y por tanto, deben ser conocidos por nosotros sus cultores y por el gran público.

Y en este volumen que presento, veis a un Kerdel-Vegas con la rebeldía que imprime su ímpetu todavía juvenil, embrazar la lanza y romper contra las paradojas presentes pero olvidadas en nuestro diario transitar de médicos, que rodea el nuestro campo de la medicina donde se perciben como en ningún otro lugar las injusticias y los errores que cargamos de nuestro pasado y presente científicos, pero también esas otras maravillas que deben ser contadas, analizadas y admiradas. Su libro es una forma de conocer y asumir las limitaciones de la medicina como estudio de la vida, con un mayor conocimiento de la realidad discerniendo entre lo que es controlable y lo que no lo es, permitiendo asumir las miserias humanas, al tiempo que percibimos lo hermoso de la vida y de la práctica de la medicina.

Estas 100 “Paradojas”, donde está casi todo, lo claro compartiendo con lo oscuro, lo obvio con lo oculto, lo igual con lo diferente, son de tanta importancia práctica –considero-, que no dudo debería formar parte del pensum de estudios médicos no más cuando el estudiante, tempranero, inicie sus primeros contactos y escarceos con sus primeros pacientes y las enfermedades que los aquejan, pues son un summum de mesura y buenos consejos implícitos, un antídoto contra la omnipotencia que suele embrazar al médico moderno tan deslumbrado por la técnica, y que le ayudarán a hacer coincidir los platos en el fiel de la balanza, aunque no siempre sea posible.

Ahora es necesario hablar un poco del autor de este libro. Kerdel-Vegas es ante todo un médico, pero es mucho más que eso, es uno con esa distinción espiritual donde entra todo lo que un médico debe ser, para no ser un simple artesano de la medicina. A lo lejos en el pasado y más de cerca en el presente, he sido testigo de su carrera y puedo dar fe de su amor por el trabajo y a la lectura analítica, de su sagacidad y de su intensa preparación de médico universal que le ha llevado a un sitial de preferencia y respeto en la medicina nacional. Es un médico con cultura literaria y científica, con sabiduría de la vida, literato, humanista, dermatólogo y autor de numerosos trabajos científicos relacionados con la piel, y de un libro en conjunción con una eminente figura de la dermatología mundial, el doctor George Clinton Andrews, intitulado “Enfermedades de la Piel” del cual conservo los dos volúmenes de su cuarta edición en español, producto de su febril actividad científica. Es además un preocupado por el problema creciente de la fuga del talento venezolano y desde algún tiempo atrás, un empeñado en que no cunda el desarraigo inclemente entre quienes con credenciales sobrantes, han abandonado el país por razones muy diversas. Él los ha buscado, enfrentado y reconciliado de nuevo con sus querencias. Surge así, de su angustia por tan sensible tema, el Programa TALVEN (Talento Venezolano en el Exterior) de la Unesco.

Fue uno de esos embajadores de Venezuela, de lujo y altos vuelos que nos representara con gran solvencia en el Reino Unido, en Francia y ante la UNESCO, y un celoso cumplidor de sus deberes de enaltecer a la vez, el gentilicio venezolano y la ciencia nacional. Pero además, su mente azogada, inquieta y rica en ideas, le ha llevado con decisión y experticia a incursionar con éxito en el periodismo virtual. Rodeándose de un equipo muy enterado, ha llevado a “Bitácora Médica”, página web/blog de salud en español de su creación, a un sitial de necesidad, pues el médico que alguna vez visita sus páginas vuelve una y otra vez a saciar su ansia de saber y actualizarse, en tanto que lo pasa muy bien. Todavía más reciente, su fascinación por la moderna tecnología, del cual es un enterado, nos convenció de las bondades de obtener un artilugio de la técnica, el Kindle de Amazon o libro electrónico; suerte de portátil biblioteca ambulante, liviana y maravillosa para atesorar ciencia, literatura, arte, poesía, música, vídeos y Wi-Fi, y capaz de contener 1400 títulos en apenas 345 gramos de peso. Pero sí, es verdad… sigo echando de menos el olor a libro nuevo. Y aquí termino para no demorar más la lectura del libro del doctor Kerdel-Vegas, un libro claro de acabada arquitectura científica que llena una laguna en nuestra literatura médica y que he devorado con fruición de aficionado.

Introducción

Bajo el título de “Grandes Paradojas de la Medicina Actual” publiqué en los años 2004 y 2005 en la Gaceta Médica de Caracas una serie de artículos destinados a llamar la atención a los colegas médicos y estudiantes de medicina de lo que colectivamente llamé “paradojas” (“Figura de pensamiento que consiste en emplear expresiones o frases que envuelven contradicción”, RAE) agrupando allí temas diversos con evidentes discrepancias, contrasentidos y contradicciones, que fueron más tarde agrupados en un extenso capítulo del Volumen II de la Colección Razetti de la Academia Nacional de Medicina de Venezuela, gracias al interés de su entonces presidente doctor José Enrique López, incorporando dos comentarios muy interesantes de los académicos Augusto León y J.M. Avilán-Rovira. Como estoy convencido de la importancia de difundir este tipo de información entre el público en general, con esta nueva edición intentamos divulgarla más ampliamente, que así entenderá cabalmente los dilemas por los que se conduce la mente del médico cada vez que atiende a su paciente. Se ha corregido y actualizado el contenido y aprovechando los avances tecnológicos actuales se presenta ahora simultáneamente en forma impresa y digital.

Aunque la mayor parte del libro se mantiene en su forma original he intentado incorporar las nuevas cifras estadísticas en especial las demográficas, permitiendo así al lector evaluar los cambios operados en los últimos años. Cuando le solicité a varios amigos (sus nombres están mencionados en la sección de Agradecimientos) la lectura del manuscrito, algunos de ellos no solamente sugirieron correcciones ortográficas o de sintaxis sino que se tomaron el trabajo adicional de comentar el contenido e incluir sus propios comentarios. Como ese ha sido siempre el propósito del libro -despertar la curiosidad y creatividad de los lectores respecto a esas paradojas de la medicina- con su debida autorización y mi gratitud por su esfuerzo, estoy incluyendo esas glosas como una Adenda del libro.

En esta edición he incorporado entre-paréntesis la fecha de nacimiento y fallecimiento (éste último, si del caso se trate) lo que facilita al lector apercibirse de las relaciones en el tiempo de los diferentes personajes mencionados. A pie de página, utilizando la referencia del asterisco, encontrará el lector una breve nota de identificación cuando se refiera a personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − quince =