CM. Alberto Paniz Mondolfi, un académico de la ANM en el New York Times. 10/09/2020

» Alberto Paniz-Mondolfi, M.D., Ph.D., es profesor asistente de patología, medicina molecular y celular en la Facultad de Medicina Mount Sinai Icahn, y ha estudiado y tratado algunas de las enfermedades infecciosas más horrendas del hemisferio occidental. Cuando se vio obligado a huir de su país de origen, Venezuela, durante la agitación económica y política en 2019, pensó que sus batallas contra misteriosos contagios se aliviarían, al menos por un tiempo. Pero luego fue arrojado al centro de una de las pandemias más mortales del mundo.

New York Times, 10/09/2020

«La mayoría de los niños que contraen el coronavirus solo experimentan síntomas leves. Pero unos meses después de que el coronavirus azotara Nueva York, el hospital del Dr. Paniz-Mondolfi comenzó a tratar a una pequeña cantidad de niños gravemente enfermos, la mayoría de los cuales habían sido infectados con Covid-19 semanas antes. La afección llegó a conocerse como síndrome inflamatorio multisistémico en niños, o MIS-C. Los niños con MIS-C suelen tener dolor abdominal intenso, fiebre alta, vómitos, diarrea y, a veces, erupciones cutáneas o ojos inyectados en sangre. A menudo, tienen que ser hospitalizados y pueden sufrir daños en múltiples órganos, características que se reconocen inmediatamente como similares a la enfermedad de Kawasaki.

Los Dres. Paniz-Mondolfi y Riollano-Cruz afirman que la susceptibilidad al MIS-C tiene un componente genético. Quizás existe una variación genética en un gen relacionado con el sistema inmunológico que pone en riesgo a ciertos niños, independientemente de la raza, ya que la raza no está determinada por los genes. Para ellos, tiene sentido que los genes puedan desempeñar un papel, porque las variaciones genéticas se han relacionado con la enfermedad de Kawasaki. Los Dres. Paniz-Mondolfi y Riollano-Cruz están diseñan estudios genéticos para averiguar si lo mismo ocurre con MIS-C.

El Dr. Paniz-Mondolfi dijo que espera que, al identificar los factores de riesgo, los médicos puedan prevenir el MIS-C, o al menos hacerlo más tratable. Los médicos podrían luego monitorear de cerca a los niños considerados de alto riesgo y brindarles la atención necesaria antes. El Dr. Paniz-Mondolfi tampoco puede evitar pensar en los niños en Venezuela, donde el coronavirus está comenzando a golpear con fuerza y donde MIS-C puede que no se quede atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − dos =