CV. Efecto protector de la infección previa por SARS-CoV-2 contra las subvariantes Ómicron BA.4 y BA.5

Compartir

Heba N. Altarawneh, et al. DOI: 10.1056/NEJMc2209306

Recopilado por Carlos Cabrera Lozada. Miembro Correspondiente Nacional, ANM puesto 16. ORCID: 0000-0002-3133-5183. 7/10/2022

AL EDITOR:

Las subvariantes BA.4 y BA.5 de la variante del coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) B.1.1.529 (ómicron) han demostrado la capacidad de escapar de anticuerpos neutralizantes.1 Estas subvariantes tenían una presencia apreciable en Qatar a principios de mayo de 2022 (Fig. S1 en el Apéndice Suplementario, disponible con el texto completo de esta carta en NEJM.org) y se había convertido en la subvariante dominante para el 8 de junio (Fig. S2). Se estimó la efectividad de la infección previa por SARS-CoV-2 para prevenir la reinfección con subvariantes BA.4 y BA.5 mediante un diseño de estudio de casos y controles negativo para la prueba (Sección S1).2

Se extrajeron los datos con respecto a las pruebas de laboratorio del SARS-CoV-2, la infección clínica, la vacunación y los detalles demográficos de las bases de datos nacionales del SARS-CoV-2, que incluyen todos los resultados de la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) y las pruebas rápidas de antígenos realizadas en los centros de atención médica de Qatar. La infección previa se definió como un resultado positivo de la prueba al menos 90 días antes de un nuevo hallazgo positivo de la prueba; se utilizaron como controles a personas con resultados negativos.2 Para controlar las diferencias en el riesgo de infección por SARS-CoV-2 en Qatar, emparejamos los casos y controles según el sexo, el grupo de edad de 10 años, la nacionalidad, el número de afecciones médicas coexistentes, la semana calendario de pruebas, el método de prueba y el motivo de la prueba.2 La infección previa se clasificó aún más de acuerdo con su ocurrencia en Qatar antes del inicio de la onda omicrona del 19 de diciembre de 2021 (infecciones pre-ómicron) o después de esa fecha (infecciones post-ómicron).3

En el análisis principal, estimamos la efectividad de la infección previa contra la reinfección con BA.4 o BA.5 utilizando la determinación de la falla diana del gen S (SGTF) en las pruebas de PCR entre el 7 de mayo y el 28 de julio de 2022 (Fig. S3). La designación SGTF indica la deleción de los codones 69 y 70 en el gen S, que es común a las subvariantes ómicron ba.1, BA.4 y BA.5. Debido a que la incidencia de BA.1 fue insignificante durante el estudio, como lo confirmó la secuenciación (Sección S2), sgtf se utilizó como marcador proxy para la infección por BA.4 o BA.5. La incidencia de otras variantes caracterizadas por SGTF fue insignificante durante el estudio. También estimamos la efectividad en el supuesto de que todas las infecciones diagnosticadas por SARS-CoV-2 entre el 8 de junio y el 28 de julio de 2022 fueron infecciones ba.4 o BA.5, ya que estas fueron las subvariantes dominantes durante este período. Los detalles sobre la población de estudio se muestran en las Figuras S3 y S4. Las características basales de la población estudiada se muestran en la Tabla S1. La población de estudio fue ampliamente representativa de la población de Qatar (Tabla S2).Tabla 1. Eficacia e la infección previa por SARS-CoV-2 en la prevención de la reinfección con las subvariantes Ómicron BA.4 y BA.5.

La efectividad de la infección pre-ómicron contra la reinfección sintomática ba.4 o BA.5 fue del 35,5% (intervalo de confianza [IC] del 95%, 12,1 a 52,7); la efectividad contra cualquier reinfección ba.4 o BA.5 independientemente de la presencia de síntomas fue del 27,7% (IC 95%, 19,3 a 35,2) (Tabla 1). La efectividad de la infección post-ómicron contra la reinfección sintomática ba.4 o BA.5 fue del 76,2% (IC 95%, 66,4 a 83,1); la efectividad contra cualquier reinfección BA.4 o BA.5 fue del 78,0% (IC del 95%, 75,0 a 80,7).

En el análisis de la efectividad de la infección previa en el que asumimos que todas las infecciones diagnosticadas eran BA.4 o BA.5, encontramos resultados similares a los del análisis principal. Un análisis de efectividad que se estratificó de acuerdo con el intervalo desde la infección previa mostró una protección menguante con el tiempo (Sección S3 y Tabla S3). Los análisis de sensibilidad que se realizaron después del ajuste por el estado de vacunación y después de la coincidencia según el número de dosis de la vacuna confirmaron los resultados del análisis principal (Tablas S3 y S4). Los análisis que se clasificaron según el estado de vacunación también confirmaron los resultados del estudio, pero sugirieron que la efectividad podría ser ligeramente mayor entre las personas vacunadas. Las limitaciones del diseño del estudio se analizan en la Sección S1.

La protección contra una infección previa por SARS-CoV-2 contra la reinfección por BA.4 o BA.5 fue modesta cuando la infección previa había sido causada por una variante pre-ómicron, pero fuerte cuando había sido causada por una subvariante post-ómicron (incluyendo BA.1 o BA.2). La protección de una infección previa contra la reinfección con una subvariante BA.4 o BA.5 fue menor que la protección contra la reinfección con una subvariante BA.1 o BA.23-5 debido a una mayor disminución de la protección inmune con el tiempo y una mayor capacidad de evasión del sistema inmune con las subvariantes BA.4 y BA.5.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco + uno =