CV. La menor susceptibilidad al COVID-19 en los niños, revela puntos de control moleculares que actúan sobre la patogénesis, iluminando posibles terapias. PNAS, 03/09/2020

El reducido desarrollo de COVID-19 en niños en comparación con los adultos proporciona algunas pistas tentadoras sobre la patogénesis y la transmisibilidad de este virus pandémico. Primero, el ACE2, el receptor del coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2), se reduce en el tracto respiratorio de los niños. En segundo lugar, el coronavirus asociado con resfriados comunes en los niños puede ofrecer cierta protección, debido a la inmunidad humoral de reacción cruzada y la inmunidad de células T entre los coronavirus comunes y el SARS-CoV-2. En tercer lugar, las respuestas inmunitarias T helper2 son protectoras en los niños. En cuarto lugar, sorprendentemente, la eosinofilia, asociada con T helper2, puede ser protectora. En quinto lugar, los niños generalmente producen niveles más bajos de citocinas inflamatorias. Finalmente, se consideran la influencia de la recesión en la economía global, el impacto de vivir en barrios entre las familias que están en mayor riesgo, y factores que incluyen las aperturas de algunas escuelas. Los más desfavorecidos socio-económicamente pueden sufrir de manera desproporcionada con COVID-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 3 =