CV. Inmunidad al SARS-CoV-2: revisión y aplicaciones a vacunas candidatas de fase 3. The Lancet, 14/11/2020

Comprender las respuestas inmunitarias al coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo es fundamental para comprender la patogénesis de la enfermedad y la utilidad de las terapias puente, como la globulina hiperinmune y el plasma humano convaleciente, y para desarrollar vacunas, antivirales y anticuerpos monoclonales. Hace apenas 11 meses, el lienzo que llamamos COVID-19 estaba en blanco. Científicos de todo el mundo han trabajado en colaboración para completar este lienzo en blanco. En esta revisión, analizamos lo que se sabe actualmente sobre las respuestas inmunitarias humorales y celulares humanas al coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo y relacionamos este conocimiento con las vacunas COVID-19 que se encuentran actualmente en ensayos clínicos de fase 3.

Queda mucho por aprender con respecto a la inmunidad al coronavirus en general y la inmunidad al SARS-CoV-2 en particular, incluida la inmunidad protectora inducida por las vacunas y el mantenimiento de la inmunidad contra este virus. Además, probablemente se necesitarán múltiples tipos de vacunas en diferentes poblaciones (p. Ej., Lactantes inmaduros inmunes, niños, mujeres embarazadas, individuos inmunodeprimidos e individuos inmunosenescentes de 65 años o más). Además de la respuesta inmune adaptativa, hay algunos datos que sugieren que la inmunidad innata entrenada también podría tener un papel en la protección contra COVID-19. Múltiples ensayos clínicos (p. Ej., NCT04327206, NCT04328441, NCT04414267 y NCT04417335) están examinando si vacunas no relacionadas , como la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola y la vacuna contra el Bacillus Calmette-Guérin, pueden provocar una inmunidad innata entrenada y conferir protección contra COVID-19. Es crucial que la investigación se centre en comprender los impulsores genéticos de la infección y la inmunidad humoral y celular inducida por la vacuna contra el SARS-CoV-2, definiendo objetivos detallados de las respuestas inmunitarias humorales y celulares a nivel de epítopo, caracterizando el receptor de células B y el repertorio de receptores de células T provocados por infección o vacunación, y estableciendo la durabilidad a largo plazo y el mantenimiento de la inmunidad protectora después de la infección o vacunación. También se debe definir una vía reguladora segura que conduzca a la obtención de licencias para el uso de estas vacunas en niños, mujeres embarazadas, personas inmunodeprimidas y residentes de hogares de ancianos. Algunos han pedido que se acorte aún más el proceso de desarrollo de vacunas mediante el uso de modelos de desafío humano controlado. A partir del 5 de octubre de 2020, no se han realizado tales estudios, pero el Reino Unido está considerando iniciar dichos ensayos a principios de 2021.

Para agosto de 2020, se habían iniciado múltiples ensayos clínicos de vacunas de fase 3, cada uno con decenas de miles de participantes, en varias ubicaciones geográficas (por ejemplo, EE. UU., Reino Unido, Emiratos Árabes Unidos, Marruecos, Argentina, Perú, Brasil, Indonesia, Rusia, China y Sudáfrica). Se espera que los resultados provisionales de estos ensayos estén disponibles a fines de 2020 y proporcionarán una primera indicación de la eficacia y seguridad de las vacunas COVID-19. En particular, algunos ensayos de fase 3 están diseñados y estadísticamente basados en el resultado primario de prevenir el COVID-19 grave. Este diseño podría ser problemático en términos de un número suficiente de participantes. En los EE. UU., La Administración de Alimentos y Medicamentos ha publicado una guía que establece que una vacuna COVID-19 debería proteger al menos al 50% de las personas vacunadas para que se considere eficaz. Además, el establecimiento de la seguridad será limitado en poder estadístico en la mayoría de los ensayos, particularmente para eventos adversos poco comunes. En particular, pocos ensayos incluyen a personas menores de 18 años y es probable que inscriban un número suficientemente grande de personas mayores de 55 años (en particular, aquellas en situaciones de convivencia en grupo), y todos los ensayos actualmente excluyen a mujeres embarazadas. Se han identificado muchas mutaciones del SARS-CoV-2; por lo tanto, el desarrollo de la vacuna podría verse obstruido si el virus luego evade la inmunidad a la glucoproteína de punta utilizada para construir la vacuna, el llamado talón de Aquiles de las vacunas COVID-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + siete =