Lesión renal aguda y disbiosis intestinal

Compartir

Jonathan Samuel Chávez-Iñiguez, et al. Frente. Nephrol., Sec. Cuidados críticos Nefrología. https://doi.org/10.3389/fneph.2022.916151

Recopilado por Carlos Cabrera Lozada. Miembro Correspondiente Nacional, ANM puesto 16 . ORCID: 0000-0002-3133-5183. 09/07/2022

Resumen

Dentro de las múltiples vías de comunicación del eje intestino-riñón, una de las vías más importantes es la interacción entre los comensales del microbioma intestinal, a través de la producción de ácidos grasos de cadena corta, y los segmentos de la nefrona. Estas interacciones mantienen un equilibrio ambiental perfecto. Durante la IRA, hay repercusiones negativas en todos los órganos, y la interconexión sistémica está relacionada en parte con la intensa inflamación y el ambiente urémico que genera este síndrome. Por ejemplo, en el intestino, el microbioma se ve gravemente afectado, con una disminución de las bacterias benignas que promueven efectos antiinflamatorios y un aumento de las bacterias proinflamatorias negativas. Este escenario de disbiosis intestinal ensancha el asa inflamatoria que favorece el empeoramiento de la función renal y la probabilidad de morir. Es posible que la manipulación del microbioma intestinal con probióticos, prebióticos y simbióticos sea un objetivo terapéutico razonable para la IRA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

once − nueve =